miércoles, 17 de diciembre de 2014

EL SENTIDO NUMERICO Y LOS SECRETOS DE LA CREACION


Después de tratar de saber, por curiosidad, si existía alguna relación de la Biblia con la Cábala, inicié a sumar los números de las palabras de los primeros seres creados en el Génesis. Inmediatamente encontré que había una relación precisa de estos nombres con el significado de las esencias de la Cábala. Después traté de encontrarla también en fragmentos de los versículos, en los que me resultaban más representativos, pero no les encontraba significado que estuviera relacionado con el conocimiento de la Cábala. Después de repetir este método por varios de los Libros de la Biblia sin resultados satisfactorios, fue hasta que sumé los números totales de cada versículo, que encontré la existencia de una relación precisa del significado de su expresión en su sentido literal con el significado en Cábala de la suma de sus números. Encontré que el sentido literal correspondía, estaba relacionado razonablemente con el sentido numérico, y  que esta relación se repetía con todos y cada uno de los versículos, incluyendo capítulos completos, como los de Noé y su, arca, #  24=6, los cuales se repiten al sumar los números del total de los versículos que componen su Libros. Entonces me convencí plenamente de que  la relación numérica no se encontraba solamente en las palabras de los protagonistas del Génesis y de otros Libros de la Biblia, que había encontrado el Código Numérico o lenguaje alterno con el que fue escrita la Biblia para ocultar los grandes secretos del conocimiento religioso antiguo, el más antiguo, el de la creación original, hasta los tiempos finales.

Para interpretar numéricamente deben sumarse los números correspondientes a las letras de cada palabra. El resultado, la suma de ellos, se reduce a un solo número, por ejemplo, Jehová, # 42=6, número de la esencia del ser humano equilibrado original. La suma del total de números de las palabras de cada versículo se reduce de nuevo a uno o dos dígitos que comprendan máximo hasta el número 22, el nivel mayor de la Cábala, por ejemplo 367=97=16=7, esencia del cambio, energía producida por el choque de dos sonidos equilibrados. Este número correspondería al significado de alguna de las esencias que forman parte de la Cábala de alguno de los versículos. Para interpretar numéricamente debe respetarse la equivalencia numérica de toda letra, esto significa que la A siempre es 1, la D es 4, la M es 13, la U es 22, etc. Esto para no modificar intencionalmente el significado numérico tratando de crear resultados convencionales. Obviamente que al sumar los números de las palabras en idiomas diferentes, cambian tanto el valor como el significado numérico. Es por este motivo que la enseñanza numérica o cabalística de la Biblia puede ser verídica solo en un idioma, y que para corroborar esta condición  debe conocerse a la perfección la verdadera Cábala. Se eligió el idioma Español para expresar el sentido numérico con el que fue escrita la Biblia debido a la similitud de la manera como deben pronunciarse los  sonidos de la Cábala y como se pronuncian los sonidos en Español. La similitud radica en lo siguiente: en Cábala todos los sonidos tienen un potencial activador y creador cuando se les asocia en perfección para que puedan adquirir una vibración que sea específica para la finalidad también específica. Para que los sonidos puedan cumplir esta función es necesario que las letras que las integran deban pronunciarse exactamente como se escriben, tal como se hace en el idioma Español.

A continuación se exponen algunos ejemplos de interpretación numérica de versículos del Génesis.

Capítulo 1:10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, 33=6  y a la reunión de las aguas llamó Mares. 47=2 Y vio Dios que era bueno. 34=7  Total, 114=24=6, el equilibrio de la superficie de la Tierra. Tierra, # 47=11=2, y Mares, # 58=13=4, 2+4=6.

Debido a que el universo y el ser humano fueron creados originalmente con los mismos principios funcionales, este número, el # 6, se atribuye también de manera genérica al  SER HUMANO ORIGINAL. Esta condición de equilibrio se ubica en la superficie de las formas circulares, las formas con las que se creó todo lo que existe, desde la superficie del nivel atómico, permite la difusión de energía hacia el interior y hacia el exterior para sostener el nivel de creación.

Capitulo 1:26 Entonces dijo Dios. Hagamos al hombre a nuestra imagen, 38=2  conforme a nuestra semejanza; 13=4 y señoree en los peces del mar, 31=4 en las aves de los cielos, 40=4 en las bestias, 22=4 en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 50=5 Total, 216=36=9, LA PALABRA EQUILIBRADA, proporcional al número de hombre, # 63=9.

Imagen, # 49=13=4, + Semejanza, # 89=17=8, 4+8=12, números de Ser, # 44=8, Viviente, # 67=13=4, 8+4=12. La imagen y semejanza con Dios se establece originalmente con el ser humano equilibrado en perfección, # 12, el que podía sostener su equilibrio y su pureza por medio de su palabra equilibrada, # 9.

Capítulo 2: 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, 65=2 y sopló en su nariz aliento de vida, 56=2 y fue el hombre un ser viviente. 44=8 Total, 165=75=12. La creación original del ser humano fue en estado de EQUILIBRIO EN PERFECCIÓN, el nivel de desarrollo que permite hacer un uso digno del libre albedrío porque su conocimiento puro les permitía conservar por sí mismos el equilibrio y la pureza por medio de la creación de sonidos equilibrados, y porque el desarrollo de sus 12 conductos les permitía sentir y tomar la pureza y las energías vitales del universo. Hombre, polvo, nariz y sopló tienen un mismo valor numérico, # 9, la palabra equilibrada. Esto significa que el ser viviente, al ser creado de polvo, # 9, de tierra, # 11, fue creado por medio del conocimiento puro, # 11, de la palabra, # 9, el cual es el conocimiento de la Cábala.

Capítulo 2:9  Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, 63=9 y bueno para comer; 9 también el árbol de la vida en medio del huerto, 56=2 y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 51=6  Total, 179=89=17=8 La creación de LOS SONIDOS DEL UNIVERSO, # 8, por medio de la palabra, # 9. Oriente, # 89, la salida del sol, el nacimiento de alguna función pura.

Árbol delicioso, 50+94=144=9, la palabra equilibrada en perfección. El árbol de la vida= 29=11, el conocimiento puro, ambas esencias son parte del desarrollo de un ser humano equilibrado en perfección, # 12.  Árbol y vida, 5+7=12, el sistema funcional integrado en pureza entre el cerebro y los órganos genitales del ser humano equilibrado. Árbol de, bien y mal, 3+8=11, el conocimiento deformado del ser humano. Árbol y ciencia bien y mal= 24=6, el conocimiento del ser humano que se ha deformado por ser una mezcla del bien y del mal.

Un 8, sonidos del universo, y un 9, sonidos de la palabra, equilibrados, son producidos por un sistema planetario y un ser humano equilibrados, son las condiciones de una creación original, donde florece el árbol de la vida, el sistema funcional puro de la mente de un ser equilibrado nivel 12, el que puede activar su cerebro mediante la energía producida por el choque de los sonidos 8 contra 9. Al perderse el equilibrio de 8 y de 9, inducido por el desequilibrio planetario, impera el simbolismo del árbol del bien y del mal, porque se añade lo malo a la energía que circula entre el cerebro y los órganos genitales.

Capítulo 2:22  Y de la costilla que Jehová tomó del hombre, 51=6 hizo una mujer, 24=6 y la trajo al hombre. 21=3 Total, 96=15=6, LA CREACIÓN DEL SER HUMANO EQUILIBRADO. Mujer, # 69=15=6. Costilla, # 94=4 y Adán, # 20=114=24=6.

Las palabras o sonidos que emitían los primeros seres humanos, antes que existieran las lenguas, estaban estructuradas funcionalmente en perfección para producir y tomar la energía de dichos sonidos. Podían sentir todos los sonidos que existían, incluyendo el que producían los animales, podían sentir su esencia proyectada en los sonidos que producían. Fue así como la palabra mujer se creó originalmente relacionándola con los sonidos producidos por el animal que muge, porque reproduce los sonidos del equilibrio. Por esta relación, al ser humano que había logrado el desarrollo de su equilibrio mediante el dominio de estos sonidos, los que emite el animal que muge, los cuales se manifiestan en su mansedumbre, se le llamaba mujer sin importar su género masculino o femenino. En la serie de nombres de la línea de los primogénitos, regularmente no aparece el nombre de las mujeres con las que se unen para procrear, esto significa que les era posible crear, crear sus propias esencias, por medio de su palabra y su conocimiento, porque habían alcanzado el nivel de mujer, el de un ser equilibrado y puro, un nivel que es sagrado dentro de la creación porque  les permitía sostener y aumentar su nivel de desarrollo. Esta enseñanza bíblica, malinterpretada en conjunto con otros versículos, derivó en el menosprecio y en el desprecio religioso hacia la mujer; y esta misma enseñanza, pero en los libros de los Vedas, derivó en otra gran deformación del conocimiento religioso, el de relacionar la condición de la creación de los animales con lo sagrado de la creación dual original del ser humano. La condición de inferioridad que en sentido religioso se tiene hacia la mujer no existe en la Biblia, esta postura fue creada por uno de los más graves errores históricos de interpretación del conocimiento religioso antiguo, convencidos para ello por la estrecha relación que se tiene en la actualidad de la palabra mujer con el género femenino. En el fondo se debe a la confusión originada por el doble sentido con el que fue escrita la Biblia, al mezclar su sentido literal con su oculto sentido numérico. En el primer sentido, al culpar a la mujer, a Eva, ubicándola como hembra, de ser la causa de que el ser humano haya sido “maldecido” por su pecado original, se está señalando la condición del ser humano que por haber perdido su pureza le es posible crear únicamente por la relación física de pareja. En el segundo sentido se está haciendo referencia a lo que significaba ser mujer, representando a todo ser humano, masculino o femenino, que perdió este nivel de desarrollo por haber perdido la pureza y haber desarrollado la sexualidad, motivo por el cual ya no le fue posible crear esencias,  únicamente le fue posible procrear. En el tiempo antiguo, el inmediatamente posterior a la pérdida de la pureza, el  hecho de tener relaciones sexuales era equivalente a ser “pecador” porque significaba que se estaban terminando las condiciones que sustentaban el predominio de la pureza, el equilibrio planetario y el equilibrio del ser humano, en adelante el ser humano tendría que luchar solo en contra de la adversidad, del implacable efecto del tiempo o energía negativa creada por las nuevas condiciones del medio ambiente y de la función del cerebro; evidentemente que no es posible dominarlo y las generaciones vivieron en adelante cada vez menos tiempo. Es en estas condiciones de inicio del cambio cuando se crea el simbolismo de Eva, conocida ya como mujer adulta, con su número 8, el del universo, de nuestro universo que es la tierra, pero sin mencionar el tiempo que permaneció previamente en ella cuando aún era un paraíso habitado por seres humanos puros, donde el tiempo se generaba con mucha menor velocidad que en el tiempo actual, en relación a la cantidad de energía negativa producida, lo cual les permitía vivir por cientos de años. Esto significa que Eva, la tierra, la madre de todos los vivientes, fue “pura” mientras fue “niña” o era  un paraíso o sistema planetario joven y equilibrado, cuando le era posible sostener la vida que en ella se desarrollara por medio de la creación de suficientes energías vitales y sonidos equilibrados. Posteriormente, al ser la conocida mujer “adulta”, se convierte en “pecadora”, porque  es proporcional a un planeta añoso que induce el desarrollo de la deformación tanto orgánica como mental de toda vida que en ella se desarrolle debido a su creciente desequilibrio y déficit de energías vitales.

Capítulo 2:23  Dijo entonces Adán: 13=4 esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; 82=10 ésta será llamada Varona, 27=9 porque de varón fue tomada. 25=7 Total, 147=57=12, LA CREACIÓN DEL SER HUMANO DUAL EQUILIBRADO.

El varón, su parte física, al crear y sostener su parte espiritual, está creando y está sosteniendo a su Varona. Varón y Varona representan la naturaleza original del ser humano dual, el creado por este motivo en estado de equilibrio en perfección, proporcional al árbol de la vida. Adán, # 20 la existencia o vida eterna, conjunta el total de esencias con las que se creó todo lo que existe, incluyendo el 6 que permite el equilibrio energético interno del sistema atómico y celular y el 12 del equilibrio del organismo con el exterior mediante el desarrollo de los 12 conductos para la difusión de sentires puros y de energías vitales.

Capítulo 3:5  sino que sabe Dios que el día que comáis de él, 84=12=3  serán abiertos vuestros ojos, 24=6  y seréis como Dios, 13=4  sabiendo el bien y el mal. 35=8  Total, 156=66=12,  EL INICIO DE LA PÉRDIDA DEL EQUILIBRIO EN PERFECCIÓN.

Dios, al igual que el ser humano equilibrado original, pueden conocer el mal, pero no pueden desarrollarlo porque el sistema funcional de su mente pura y equilibrada no permite el desarrollo de la energía negativa, son refractarios al posible daño de las fuerzas del mal y al efecto de las energías alteradas o tiempo del medio ambiente. La naturaleza de Dios y del ser humano equilibrado es similar en relación a que ambos están formados por esencia, y por conciencia, la cual es quien les permite, además de conocer el bien y el mal, crear mediante la creación a voluntad de la diversidad de las esencias que forman parte de la Cábala. Mediante esta facultad, Dios puede crear a su manera la existencia, planetas y seres vivos; y a un ser equilibrado le permite sostener su equilibrio y su pureza, y evolucionar en el desarrollo de los diferentes niveles de la Cábala; lo cual es diferente a la condición de las plantas, las  cuales por tener únicamente esencia, reproducen por siempre la misma planta y el mismo fruto. La perfección orgánica y funcional con la que fue creado el ser humano inicia a perderse cuando acepta voluntariamente, por su conciencia, por su manera de pensar y de sentir, la entrada de energía negativa, la cual por ser equivalente al tiempo, aumenta la edad mental, hasta que el cerebro mismo es quien crea su propia energía negativa. El factor tiempo también  es producido por nuestro planeta, cada vez con mayor velocidad, debido a su edad cósmica y a su creciente desequilibrio, lo cual impacta directamente en la duración de la vida y en el creciente desequilibrio orgánico, esto debido a que Eva, la madre de todos los vivientes, nos impone, por ley de creación, por haber sido creada con los mismos principios funcionales que el ser humano, el que tengamos un nivel idéntico de perfección o de imperfección.

Capítulo 3:22  Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, 72=9  sabiendo el bien y el mal; 35=8  ahora, pues, que no alargue su mano, 49=13=4  y tome también del árbol de la vida, 40=4  y coma, y viva para siempre. 20=2  Total, 216=36=9,  número de hombre. LA PÉRDIDA DEL EQUILIBRIO DE LA PALABRA.

El equilibrio, es la condición que tenía la palabra para que pudiera cumplir con su función ejecutora o creadora. Esta condición la tenía el ser humano equilibrado, nivel 12, el que era proporcional al árbol de la vida. El ser humano equilibrado dominaba el conocimiento puro, nivel 11, lo utilizaba para crear  sonidos equilibrados, mismos que desarrollaban su potencial activador por medio de su palabra equilibrada. Al tornarse proporcional al árbol de la ciencia del bien y el mal se pierden los niveles descritos previamente. Se pierden porque la palabra se convierte en un mecanismo activo para crear e introducir energía negativa al ser humano, eliminando paulatinamente, por medio de este mecanismo, los niveles en Cábala con el que fue creado originalmente, iniciando con la pérdida de la existencia o vida eterna, representada por Caín, # 9, la palabra, matando a Abel, # 20, a su propia existencia. Otra enseñanza, también muy importante, se manifiesta cuando Jehová dice: el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal. Se está revelando la existencia de más de un Dios Creador, se está confirmando también, por el hecho de conocer el bien y el mal, como así lo evidenció plenamente Jehová durante su actuación en la Biblia, que ambos tienen conciencia. Estas observaciones son comprensibles en la actualidad dado el avance del conocimiento astronómico y la popularidad del conocimiento de los niveles de la mente, el haberse demostrado que el universo está formado por miles de millones de sistemas planetarios, y que su antigüedad se remonta también a miles de millones de años de antigüedad. Esto significa que, para que haya sido posible se creara toda esta infinita existencia, deben de haber participado varios Dioses Creadores, pero ha habido uno solo que ha participado de manera conjunta con ellos, el cual es el Dios Creador Original, el único creado a sí mismo para nacer con él  la existencia, el es el único que está formado exclusivamente por esencia creadora, para así cumplir con su primer obra de creación, el dar con sus esencias vida en perfección a los Dioses Creadores, los cuales si tienen conciencia para cumplir con la función de crear y sostener la existencia.

Capítulo 5:2  Varón y hembra los creó, 20=2  y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, 45=9  el día en que fueron creados. 47=11=2  Total, 112=22, LA ESENCIA MAYOR DE LOS SONIDOS DEL EQUILIBRIO Y DE LA CABALA

Adán es una representación del primer ser creado por el Creador Original a partir de la nada, de ahí el nombre de Adán, y de Adanes porque fueron varios. Por ser ellos la primera manifestación de creación por parte del Creador Original, su perfección es la más similar a la del creado a sí mismo, también con capacidad para crear en perfección, para crear la existencia, por ser ellos los Dioses Creadores.

El múmero22 es propio de un Creador, lo alcanza cuando todas las esencias puras y equilibradas que sostienen lo creado son parte de él mismo, hechas para que todo ser viviente las tome, para que sostengan su nivel de creación.

Capítulo 3:13  Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: 31=4   ¿Qué es lo que has hecho? 41=5  Y dijo la mujer: 13=4  la serpiente me engañó, y comí. 29=11=2 Total, 114=24=6  LA PÉRDIDA DE LA ESENCIA DEL SER HUMANO EQUILIBRADO, el despertar de la actividad sexual y la pérdida de la condición de mujer.

Capítulo 3:14  Y Jehová Dios dijo a la serpiente: 24=6  Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; 94=13=4  sobre tu pecho andarás, 25=7  y polvo comerás todos los días de tu vida. 52=7  Total, 195=15=6,  DE NUEVO LA PÉRDIDA DE LA ESENCIA DEL SER HUMANO EQUILIBRADO. 

Al maldecir Dios a la serpiente está maldiciendo el cambio de la función del eje de la vida, formado por la columna vertebral, uniendo funcionalmente al cerebro y a los órganos genitales. En un ser equilibrado, el que es proporcional al árbol de la vida, por este eje circula la energía de la pureza, la que sostiene la vida. Al terminarse la pureza, el cerebro y los órganos genitales se retroalimentan mediante una serie de estímulos mentales y de impulsos sexuales. Esta función, perfectamente normal para todo ser humano, quizá fue maldecida porque si no se ejerce normalmente acelera la deformación mental y la pérdida de la pureza. Sobre tu pecho andarás es una representación de nuestra columna vertebral, la cual vista de perfil asemeja a una serpiente de cascabel erguida. La serpiente, por ser lo más parecido a la columna vertebral, ha sido quien represente o simbolice religiosamente y con sentido de repudio, el desarrollo de la sexualidad y de la maldad de ser humano. Sin embargo, la columna vertebral es la misma en un ser puro o en un ser impuro, la diferencia es el contenido de la energía que por ella circula.

Capítulo 17:5 Y no se llamará más tu nombre Abram, 44=8  sino que será tu nombre Abraham, 45=9  porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. 73=10  Total, 162=72=9, EL DESARROLLO DE LA PALABRA EQUILIBRADA O PALABRA DE CREACIÓN.

Al cambiarle Jehová el nombre a Abram, # 36=9, la palabra equilibrada, cuando cumplió 99 años de edad, por el de Abraham, # 45=9, se está añadiendo una A y una H, 1+8=9, para representar en Abraham, 45=9, la palabra de creación, # 18. En sentido cabalístico un ser humano es padre y es perfecto ante Jehová cuando ha recuperado el equilibrio de su palabra, porque significa que a la vez ha recuperado el conocimiento puro para crear sus propios sonidos equilibrados del universo, lo cual es indispensable para evolucionar cuando se vive en planetas como el nuestro, el cual ya no puede producirlos en la cantidad que el cerebro necesita. Los haría chocando los sonidos de su palabra, # 9, con los sonidos del exterior, # 8, para crear 9+8=17=8, los números de, muchedumbre, # 116=8, y de, gentes, # 72=9: 116+72=188=98=17=8. Es así como el patriarca Abraham representa en su nombre el inicio de la enseñanza numérica para recuperar las esencias perdidas a través del tiempo.

Capítulo 21:32  Así hicieron pacto en Beerseba; 24=6  y se levantó Abimelec, 20=2 y Ficol principe de su ejército, 35=8  y volvieron a tierra de los filisteos.  29=11=2   Total, 108=9, LA PALABRA EQUILIBRADA.

 Pacto, # 58=13=4,  y Beerseba, # 59=14=5, 4+5=9, los números de Abraham. El sitio del pacto fue llamado Beerseba, # 59, por conjuntar los números de Abimelec, #59=14=5, y de Abraham, # 45=9. En esta interpretación numérica, al igual que en el versículo interpretado previamente, es notorio que se trata de evidenciar, de la manera más sencilla posible, que la historia religiosa bíblica fue escrita en dos sentidos, y además, que el sentido numérico tiene una enseñanza muy profunda, superior a la del sentido literal. En este versículo, por pactar dos fuerzas opuestas, para evitar posibles combates y destrucción, da el sentido de cómo debe de ser la naturaleza del proceso de choque de los sonidos equilibrados de la palabra para crear energía activadora cerebral; lo cual es lo contrario a lo que sucedería si no hubiese pacto, lo cual sería la manera como actúan los sonidos desequilibrados de la palabra, principalmente los cargados de sentimientos negativos, emularían el desarrollo de un combate, por la creación de energía negativa que ocasionaría daño el cerebro.

Capítulo 22:10  Y extendió Abraham su mano, 27=9  y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 34=7. Total, 61=7 EL CAMBIO, número de Isaac, # 34=7, y de hijo, # 43=7.

En sentido literal Abraham padre, la palabra, # 9, estaría a punto de asesinar a su hijo, # 7.  Esta demencial prueba extrema de fe es demencial, no es real porque no es posible que  la religiosidad tradicional pueda darle una justificación razonable a un mandato de esta naturaleza. Este impactante drama religioso fue creado con esa intención, para crear un antecedente inolvidable en los dos sentidos con los que fue escrita la Biblia. En el sentido literal es una prueba de la fuerza con la que fue moldeada la imposición de la dominancia religiosa, creada bajo la seguridad de que la condición mental del ser humano, por ningún motivo puede recuperar su pureza mediante el desarrollo del conocimiento puro, el conocimiento de la verdad, y debe dominársele mediante la dependencia, la adoración y los temores, como una medida para evitar que continúe deformándose después de haberse perdido la pureza. En el sentido numérico, se elige el sacrificio mediante el degollar para indicar el sitio donde se centra la vibración del sonido de la letra G, la que significa el cambio, # 7. Este sentido, el figurado, es la manera como se manifiesta el conocimiento puro, corresponde a la manera como se escribió la parte enigmática de la Biblia. El no conocerse  la existencia de este sentido es la causa de que durante milenios, la religiosidad continúe sustentándose en dogmas.  En sentido numérico Abraham, # 9,  es padre porque la palabra es la esencia ejecutora, es quien crea nuevas esencias; e Isaac, # 7, es su hijo porque es el primer producto de creación de los choques de los sonidos de la palabra, # 9, o sonidos del interior, con los sonidos del exterior o del universo, # 8: 9+8=17=8, 8+8=16=7, el producto del choque de sonidos equilibrados, que por activar al cerebro para producir los verdaderos cambios se llama esencia del cambio.

Capítulo 26:4  Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, 49=13=4  y daré a tu descendencia todas estas tierras; 31=4  y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, 71=8  Total, 151=61=7, EL CAMBIO.

Mediante la cantidad de descendencia como las estrellas del cielo, estrellas, # 7, se está representando la infinidad de choques de sonidos que se desarrollan a nivel interneuronal cuando el cerebro es activado por los sonidos de la palabra, # 9, número de Abraham. Es activado significa que la energía, por ser inmaterial, tiene la capacidad de penetrar hasta las profundidades del sistema nuclear, el sitio donde se oculta el conocimiento puro y se encuentran las energías que sostienen la vida, para que así sea posible se estimulen y se efectúen los verdaderos procesos de cambio, los tendientes a la recuperación del equilibrio del ser humano, mismo que lo hará bendito. Multiplicaré, # 143=8, + estrellas, # 115=7= descendencia, # 87=15=6, la esencia del ser humano equilibrado. Multiplicación del número de descendencia x el número de estrellas, 6 x 7= 42=6, los números de Jehová.

Capítulo 27:7  Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, 52=7  y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. 71=8.  Total, 123=33=6, EL SER HUMANO EQUILIBRADO. Coma, # 33=6. Bendiga, # 42=6. Jehová, # 42=6. Tráeme caza=17 + guisado, # 7= 24=6. Te bendiga en presencia de Jehová= 42=6.

La bendición es una representación de la recuperación de la esencia del ser humano equilibrado. La intercesión del padre y de Jehová es por el motivo de que para todo desarrollo mental y espiritual siempre intervienen la guía de la familia, de las amistades, o de un maestro, y principalmente del Creador. El desarrollo y la recuperación del equilibrio, por las condiciones actuales, no es una tarea sencilla si se le compara con la manera como se profesa la religiosidad común. Este conocimiento es un secreto entregado desde los tiempos bíblicos al pueblo israelita, plasmado en su emblema, en la estrella de David, originalmente en una forma hexagonal, correspondiente originalmente a la figura que formaban las energías del exterior o universo que nos rodea, y las energías del interior o universo ser humano, a nivel atómico y celular, para que la energía de ambos se difundiera libremente en ambos sentidos, para que fuera posible se sostuviera la perfección de la creación del ser humano y de toda vida en el planeta. Cuando un sistema planetario está equilibrado es cuando es un paraíso, porque puede crear suficientes esencias y energías vitales para sostener la vida que en él se desarrolle. Esta vida, la del ser humano, al estar igualmente equilibrado, puede captar estas energías de manera natural como lo es el respirar por ejemplo. Este proceso es posible porque las energías del exterior y las del interior se distribuyen para fijarse, cada una en un punto, de los 6 puntos de la forma hexagonal, formando de esta manera una configuración energética activa que cubre la superficie de las formas circulares, la superficie de nuestro sistema atómico y celular. Este sistema funcional perdido es la forma, en que coincide el conocimiento de las culturas prehispánicas, que adquirirá la tierra cuando recupere su equilibrio, es cuando se invertirá lo actual, la tendencia al desarrollo del mal, entonces la energía, la luz, será una luz verdadera, entonces todo será bueno, nada será malo, el ser humano recuperará también sus formas hexagonales. Dos de sus puntos los formará la energía solar, otro la fuerza de la naturaleza, otro sostendrá su vida, otro lo formarán la energía de los valores, todos sostenidos a su vez por la energía de la palabra.

Capítulo 29:30  Y se llegó también a Raquel, 21=3  y la amó también más que a Lea; 34=7  y sirvió a Labán aún otros siete años. 31=4. Total, 86=14=5, LA CREACIÓN DE LA FUERZA DE LA NATURALEZA.

Jacob, # 32=5, trabajó para Labán dos períodos de 7 años, para representar los números de Raquel, # 77, representando así la creación de la fuerza de la naturaleza, 7+7=14=5. Se presenta como que era mucho el amor de Jacob para con Raquel, para que haya aceptado trabajar por tanto tiempo para lograr el derecho a tenerla por mujer. Así es el deseo y la voluntad que se requiere para desarrollar esta energía, la que por perfeccionar el sistema celular, es la energía que interviene en los milagros de sanación, la que previene y cura los padecimientos orgánicos.

Capítulo 32:28  Y el varón le dijo: 26=8  No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; 49=13=4  porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. 43=7  Total, 118=28=10, EL DESARROLLO DE LA PUREZA,

Porque has luchado con Dios y con los hombres, 33=6, y has vencido, 10: Es la pureza, # 10, del ser humano, # 6, quien lo cambia, 10+6=16=7. Israel, # 66=12, representa la recuperación del equilibrio en perfección para un ser humano, un nivel de desarrollo que por dominar también el conocimiento puro, # 11, y ser puro, # 10, tiene una concepción clara y verdadera de la naturaleza de Dios y de la naturaleza de la creación del ser humano. Al ser Jacob, representando al ser humano en general, el que carecía de este conocimiento, debió de luchar contra la concepción que se tenía de Dios y contra los hábitos religiosos de su tiempo, para que haya sido posible haya sido él quien ejemplificara  la recuperación de un nivel, que por ley de Creación está preestablecido pueda recuperarse hasta cuando se reequilibre nuestro planeta. Mientras, lo que puede desarrollarse es un estado de preequilibrio, el que más se aproxime a la naturaleza de la infancia, es el cambio que depende de cada persona desarrollar para que puede facilitarse el poder cambiar al grado de perfeccionarse  junto con el planeta.

Capítulo 34:25  Pero sucedió que al tercer día, 37=10  cuando sentían ellos el mayor dolor, 27=9  dos de los hijos de Jacob, 39=12=3  Simeón y Leví, hermanos de Dina, 40=4  tomaron cada uno su espada, 35=8  y vinieron contra la ciudad, 20=2  que estaba desprevenida, 20=2  y mataron a todo varón. 14=5  Total, 232=52=7, EL DESARROLLO DEL CAMBIO EN SENTIDO NEGATIVO. Espada y mataron, 3+4=7. Vinieron contra la ciudad y mataron todo varón, 34=7.

Los nombres de Simeón y de Leví, 5+10=15=6, son elegidos para vengar la deshonra de Dina, porque igualan el número de Siquem, # 6, número del ser humano, el violador, representando el desequilibrio que ya imperaba desde esa época.

Capítulo 34:27  Y los hijos de Jacob vinieron a los muertos, 44=8  y saquearon la ciudad, 19=10  por cuanto habían amancillado a su hermana. 38=11=2  Total, 101=11, LA PÉRDIDA DEL CONOCIMIENTO PURO. Los muertos, 3+8=11 La ciudad, 4+7=11  Por cuanto habían amancillado a su hermana, 38=11.

Las palabras revelan con toda claridad lo que sucede cuando se pierden los niveles en esencia con los que fuimos creados.

Capítulo 35=8  Entonces murió Débora, ama de Rebeca, 40=4  y fue sepultada al pie de Bet- el, 36=9  debajo de una encina, 31=4  la cual fue llamada Alon-bacut. 22=4.  Total, 129=39=12, número de ángel. LA PERDIDA DEL EQUILIBRIO QUE ES SUPERIOR PARA UN SER HUMANO, # 12, Y DEL CONOCIMIENTO PURO, # 11.

La muerte de Débora, # 47=11, y su sepultura bajo una encina representan la pérdida del conocimiento puro en la tierra, # 74=11. La encina fue llamada Alon-bacut, 43+49=92=11, porque los árboles, y la encina en particular, tienen una estructura funcional integrada similar a la empleada por el ser equilibrado nivel 12, para sostener su equilibrio y su pureza y para crear el conocimiento puro. Por este motivo esta función es representada al inicio de la creación con el árbol de la vida. Las encinas trascendieron como objeto de adoración por los antiguos druidas, porque tenían la capacidad, si crecieran ubicadas en puntos naturales de confluencia de energías del exterior y de la tierra, de tomar estas energías y funcionar de manera parecida a como lo hacía el arca de la alianza, de ser un contacto con lo dimensional para tomar el conocimiento inmortal que se encuentra fuera del tiempo. Por esta relación se eligió a la encina para representar la pérdida del conocimiento puro. Pero la esencia de los árboles no es la misma que la del ser humano, ellas si pueden conservar su función, y aunque existen muchos seres humanos que tienen la capacidad para tomar su conocimiento, lo que faltaría es el dominio del conocimiento de la Cábala para interpretarlo, ya que por su complejidad, la interpretación del sentido numérico de la Biblia, por ejemplo, resultaría ser un juego de niños.

Capítulo 41:19  Y que otras siete vacas subían después de ellas, 51=6  flacas y de muy feo aspecto, 35=8  tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto. 96=15=6  Total, 182=92=11, LAS CARACTERÍSTICAS DEL CONOCIMIENTO DEFORMADO. Feo aspecto, 9+2=11. Extenuadas y fealdad, 5+6=11.

Se está representando al conocimiento deformado, las vacas flacas, con características de monstruosidad.

Capítulo 41: 20 y 21  Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gordas, 66=12=3  y estas entraban en sus entrañas, 33=6  mas no se conocía que hubiesen entrado, 46=10  porque la apariencia de las flacas era aún mala como al principio. 78=15=6

Total, 236=56=11,  EL MECANISMO DE DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO DEFORMADO.

Durante la época en que inició a desarrollarse el conocimiento deformado, cuando aún existía el conocimiento puro, coexistieron ambos conocimientos en las mismas mentes. En estas condiciones la fuerza del conocimiento deformado, las vacas flacas, ocasionó que la mente impidiera el desarrollo y extinguiera el conocimiento puro, las vacas flacas devorando a las vacas gordas. La cantidad de vacas eran siete para señalar el cambio, # 7, negativo, imponiéndose al cambio, # 7 positivo.

Capítulo 41:24 Y las espigas menudas devoraban a las siete espigas hermosas; 52=7  y lo he dicho a los magos, 24=6  mas no hay quien me lo interprete. 52=7  Total, 128=38=11, EL MECANISMO DE DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO DEFORMADO.

Ahora con espigas, se está representando lo mismo que con las vacas flacas devorando a las vacas gordas.

Capítulo 41:26 Las siete vacas hermosas siete años son; 42=6  y las espigas hermosas son siete años: 36=9  el sueño es uno mismo. 36=9  Total, 114=24=6  EL SER HUMANO EQUILIBRADO.

Los números de: las siete vacas hermosas, 24=6, + los números de: las siete espigas hermosas, 22=4, 6+4=10, representan EL DESARROLLO DE LA PUREZA del ser humano equilibrado, # 6.

Capítulo 41:27  También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, 61=7  son siete años; 18=9  y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, 45=9  siete años serán de hambre. 30=3  Total, 154=64=10, LA PÉRDIDA DE LA PUREZA.

Los números de: las siete vacas flacas y feas, 33=6, + los números de: las siete espigas menudas y marchitas, 31=4, 6+4=10, representan LA PÉRDIDA DE LA PUREZA del ser humano.  

lunes, 25 de agosto de 2014

LA CONQUISTA DE JERICÓ O ACTIVACIÓN FUNCIONAL DE LA MENTE


La conquista de Jericó es una representación de la manera como debería activarse una forma circular, (las formas funcionales con las que se creó todo lo que existe) un átomo, una neurona, el cerebro, mediante una secuencia de choques de sonidos equilibrados, que inconscientemente se desarrolla en todo ser humano al chocar los sonidos de la palabra, # 9, o universo del interior, con los sonidos del universo, # 8, o universo del exterior, para dar inicio y para sostener el mecanismo funcional de la mente. Cuando se reúne la condición de que ambos universos tengan cierto grado de perfección, la perfección de la función de la mente es un proceso natural. Cuando el universo del exterior pierde su perfección, como ha sucedido con nuestro planeta, induce, por medio del citado choque de sonidos, que todo ser humano desarrolle un sistema mental con el mismo grado de imperfección. Para que sea posible superar esta condición, la conquista de Jericó nos enseña las bases del verdadero mecanismo con el cual se activa la función de la mente.

El mecanismo por medio del cual se activa el cerebro, tiene un nivel de potencia muy bajo debido al desequilibrio de 9 y de 8. Para que el cerebro no se mantenga hipoactivado y pueda cumplir con sus funciones superiores, es necesario aumentar su potencial activador. El origen de este problema activador o estado refractario del cerebro es representado por, Jericó, # 8, cerrado: # 7, 8+7=15=6, el número de la esencia del ser humano que ha perdido su equilibrio. Nadie entraba ni salía: Jericó representa al cerebro disfuncional, el que no permite la difusión de energías vitales y sentimientos puros. Para iniciar la superación de esta condición, Jehová indica a Josué: Rodearéis y alrededor ciudad una vez, números correspondientes 8-4-7-10-9=38; todos hombres guerra: 5-2-10=17; seis días: 9-7=16. SUMA: 71=8, LOS SONIDOS DEL UNIVERSO.

Siete sacerdotes, 6-6=12; siete bocinas cuerno carnero y arca, 6-2-9-5-6=28, 12+28=40. Séptimo día siete vueltas, 2-5-6-2=15; sacerdotes tocarán bocinas, 6-3-2=11, 15+11=26.

Toquen prolongadamente cuernos carnero, 6-7-3-5=21; oigáis sonidos bocina, 8-7-9=24; todo pueblo gritará gran voz, 3-2-5-5-2=17; muro ciudad caerá, 7-7-2=16; subirá pueblo derecho delante, 10-2-6-9=27. SUMA: 40+26+21+24+17+16+27=171=81=9, LA PALABRA EQUILIBRADA.

Esta estrategia, planteada por Jehová y Josué, es una representación del primer paso del mecanismo activador del cerebro, la creación de los sonidos del universo del ser humano, mediante el choque de los sonidos del universo del exterior, # 8, con los sonidos de la palabra, # 9: 8+9=17=8. La perfección del sentido numérico, de las palabras elegidas por sus números, se revela al sumar los números de  los sonidos del universo y los números de los sonidos de la palabra: 71+171=242=62=8, Jericó, # 62.

Esta perfección numérica se encuentra también en las palabras empleadas para describir el contingente que rodeaba Jericó. Hombres armados, 2-2=4; siete sacerdotes andando siempre, 6-6-9-7=28; siete bocinas cuerno carnero, 6-2-7-5=20; tocaban continuamente, 4-5=9; sacerdotes y arca Jehová, 6-6-6=18; retaguardia, 10. Total, 89=17=8, LOS SONIDOS DEL UNIVERSO. Séptimo día, 2-5=7; vuelta alrededor ciudad, 9-4-7=20; siete veces, 6-8=14; sacerdotes tocarán bocinas, 6-9-11=26; séptima vez, 5-9=14. Total, 81=9, LA PALABRA EQUILIBRADA. De nuevo la creación de los sonidos del universo del ser humano, los sonidos que guardan su esencia, la cual es el reflejo conjunto de sí mismo y de su universo, conformando la estructura funcional de la mente, la que caracteriza a todo ser humano como terrícola.

El sistema de dar vueltas alrededor de Jericó haciendo sonidos específicos diferentes y en estricto orden, significa que el proceso activador producido por los sonidos 9 y 8, incidiendo en la superficie neuronal, se efectúa mediante la creación de sonidos equilibrados, de sonidos que tienen capacidad activadora, para que sea posible que la energía penetre a través de ella. De ninguna manera se trata de hacer ruido lo más fuerte posible y de manera  constante  para ocasionar un efecto destructor, lo cual es propio de la palabra habitual o no equilibrada. El sistema de vueltas y sonidos alrededor de Jericó significa que los sonidos 9 y 8 están tratando de superar el primer gran obstáculo, restaurar el equilibrio de la superficie, # 6, lo logran cuando finalmente se dice: Pueblo gritad Jehová entregad ciudad, 11-7-6-11-7=42=6, los números de Jehová, la esencia del ser humano equilibrado, los números de: muro, # 70, y Jericó, # 62=132=42=6, los números que al representar la simbólica caída de su muro significa que finalmente se ha logrado la primer meta, reequilibrar la superficie celular, esto para que las energías de naturaleza activadora puedan penetrar hacia el interior del cerebro, para que pueda cumplir con su función. Josué, al continuar destruyendo, simbólicamente, el interior de la ciudad de Jericó, significa que estará destruyendo la energía de naturaleza negativa acumulada o tiempo, en el interior del cerebro, la cual es la responsable de la alteración de la estructura funcional de la mente, alteración que es la causa, que ha estado creando la deformación del conocimiento puro original.

Anatema, # 56=11, el conocimiento deformado, a Jehová, # 42: 56+42=98. Rahab ramera, 31+58=89, ejemplifica al ser humano impuro, al que es mezcla de lo bueno y lo malo, el que no puede activar su cerebro para crear el conocimiento puro. Un choque de sonidos 89 de poca potencia, (sonidos PI, 17+9=26=8, los números de Jericó) es el que carece de equilibrio o perfección estructural para que su vibración pueda activar las funciones superiores de la mente, es el que mantiene al cerebro hipoactivado porque la energía que se produce es insuficiente para penetrar hasta lo más profundo de las formas circulares, hasta el sitio donde reside lo sagrado y la estructura funcional que sostiene la vida. Este conocimiento del mecanismo funcional de la mente, nos indica la importancia del tratar de controlar, dentro de la actividad mental cotidiana, la que pueda introducir energía negativa, y además tratar de aumentar la potencia del choque de los sonidos 98=17=8, para que sea posible crear 8+8=16=7, la representación de todo choque de sonidos que por su equilibrio tiene la potencia suficiente para activar al cerebro y producir los verdaderos cambios, # 7.(el mecanismo por medio del cual, el ser que no había perdido su perfección original, al menos pudiera activar su cerebro para sostener su equilibrio y su pureza, para sostener su vida)  Este es el significado de los tesoros reservados para Jehová: Plata y oro, 7+6=13=4, utensilios bronce hierro, 4-5-4=13=4: 4+4=8. Consagrados tesoro Jehová, 4-7-6=17=8. 8+8=16=7, EL CAMBIO.

Solamente Rahab ramera vivirá, 8-4-4-6=22=4, el número de Rahab, los sonidos del equilibrio. Rahab es utilizada para ejemplificar que todo ser humano puede lograr reequilibrarse, para que así sea posible conquiste Jericó. Es el equilibrio quien sostiene toda evolución, si se pierde a nivel humano o a nivel planeta, el mismo conocimiento puede tornarse vano y  perderse toda perfección. El verdadero equilibrio da la capacidad para dominarse para poder dominar, cuando lo logra, es entonces que el ser humano es un verdadero señor. Lo es cuando logra dominar su propio medio ambiente para crear sus propias energías y esencias; lo es cuando puede sostener o superar su nivel de creación; lo es cuando siendo superior puede superarse dentro de la perfección de la existencia misma, (el río de 4 brazos o equilibrio original del ser humano; la costilla, # 94 de Adán, con la que se creó a Eva; el universo; los 130 años de Adán cuando nació Set, la pureza)

Los niveles de equilibrio inician con el 4, al aumentar a 13 el ser puede sostenerse por sí mismo, el nivel 22 lo domina Dios al sostener el equilibrio del universo. Un nivel 12, 4+8=12, es perfecto para un ser humano, porque al sostener su equilibrio interno, # 4, y al sostener también su equilibrio con el exterior, # 8, puede sostener su vida por sí mismo. Este número se representa en la Biblia con un efecto destructor, mediante, espada, # 12, porque este nivel de equilibrio, superior al 10, la pureza, destruye la energía negativa acumulada en el cerebro, y posteriormente impide su entrada. La acción destructora-purificadora del destruir a filo de espada, el que una espada encendida guarde el camino del árbol de la vida, significa que es necesario ser radical en el exterminio de la energía negativa acumulada, para que sea posible corregir la estructura funcional de la mente.

JURAMENTO DE JOSUÉ. Josué juramento, 10-4=14; maldito el hombre delante de Jehová, 4-8-9-8-9-6=44. Levantare y reedificare esta ciudad  Jericó, 8-4-11-7-8=38, SUMA, 96=15=6, número del ser humano. El reedificar la estructura de Jericó, después de haber desarrollado lo que significa el haberla conquistado, sería un retroceso, sería el retornar a las condiciones que motivaron su destrucción, las de la pérdida de la esencia del ser humano equilibrado, # 6. Sobre primogénito eche cimientos, 8-11-3-2=24=6; sobre hijo menor asiente puertas, 8-7-4-3-6=28=10. SUMA, 6+10=16=7, EL CAMBIO. El desarrollo del cambio en sentido negativo, por el ser humano, # 6, que ha perdido su pureza, # 10, es un proceso de carácter involutivo planetario que evidentemente ha trascendido hacia la descendencia, pero no se trata de algún tipo de maldición religiosa, hecha para fomentar el sentido de minusvalía religiosa y fortalecer su sentido de dominancia, porque una buena simiente indudablemente que puede superar dicha influencia. La suma de los números previos del juramento de Josué, 6+7=13=4, los números de la palabra con la que Jehová maldice al hombre, el ser humano, # 6, que cambia en sentido negativo, # 7, representa la pérdida del equilibrio interno y equivale a un problema con la estructura funcional de la mente, condición que impide el desarrollo del conocimiento puro. Al recaer esta maldición sobre, primogénito, # 11, y sobre, hijo menor, 7+4=11, números del conocimiento, significa que la estructura funcional del Jericó destruido era quien generaba y genera el conocimiento deformado, no significa que las desgracias de la descendencia sean un castigo por los pecados de los padres.

Los números totales de este capítulo: 1649=20, LA EXISTENCIA O VIDA ETERNA. 16=7, 49=4, 7+4=11, los números de la tierra, EL CONOCIMIENTO PURO, son la expectativa de desarrollo para quien pueda conquistar  Jericó.

 

domingo, 15 de diciembre de 2013

LA NATURALEZA DEL SER HUMANO ORIGINAL Y DE DIOS


Es popular el conocimiento de nuestra naturaleza dual, el estar formados por un ser físico, morada del ser espiritual. El primero, producto de la procreación de pareja, destinado a morir; el segundo, eterno y de origen divino. Espíritu, nombre religioso tradicional, asociado con el temor a lo desconocido, es en sí la vida misma, es quien sostiene la vida del ser físico. Y si no lo logra, no se debe a él mismo, porque el ser espiritual, por ser eterno, siempre sostiene su condición de perfección. El problema para que no ejerza su función es su aislamiento, producido por la energía negativa que lo rodea y lo obstaculiza, energía que es producto de un retroceso progresivo de la naturaleza original con la que fue creado el ser humano, retroceso secundario a su vez a la evolución desequilibrada de nuestro planeta, lo cual es el significado del doble sentido del enigma de Eva.

Es necesario profundizar sobre la naturaleza del ser espiritual para comprender  su origen divino y su carácter eterno, para comprender  la naturaleza del ser dual original y la naturaleza del ser humano actual. El  ser espiritual del ser humano actual conserva la misma potencia de la del ser espiritual del ser humano dual original. El ser espiritual no muere porque está formado por energías inmateriales, las cuales no son susceptibles a la acumulación de tiempo. Estas energías son: Energías vitales solar, y telúrica o solar condensada, y fuerza de la naturaleza. También la energía de los valores o sentimientos puros en estado de perfección, y  la energía creada por la palabra equilibrada, la que tiene capacidad para producir activación. Estas energías, provenientes de nuestro exterior y de nuestro interior, son las que sostienen la vida del ser físico al integrarse al sistema atómico y celular, para luego retornar y sostener la activación del ser espiritual. Durante este doble proceso activador, las energías del ser espiritual siempre permanecen inalterables en su morada el centro de las zonas nucleares, desde aquí sostienen la vida. Para que el ser físico pueda utilizarlas, es necesario estimular, mediante la función de sentir, cada una de las energías por las que está formado. La brevedad de la vida se debe a que nuestro universo la tierra y el ser humano no crean la cantidad suficiente de energías para mantener activado a nuestro cerebro y a nuestro físico, en consecuencia no se estimula suficientemente al ser espiritual. Posteriormente, al deprimirse el círculo de activación, el ser físico recibe únicamente destellos de la potencia original del ser espiritual. Nos hemos alejado de la existencia o vida eterna, la del ser físico, porque éste debe reunir dos condiciones que no existen. Primera, la interna, el ser físico debe ser igualmente puro y perfecto en su creación como lo es el ser espiritual, para que pueda, al igualar sus energías, lograr estimularlo con su máxima potencia; segunda, la externa, debe vivir en un sistema planetario equilibrado o paraíso, para que induzca con sus sonidos del universo equilibrados, el equilibrio orgánico del ser viviente; para que no genere tiempo y no lo induzca al ser físico; y para que pueda  sostener la vida con las suficientes energías vitales creadas en este su medio ambiente.  Fue en este medio, el conocido como paraíso, donde se creó al ser dual original, el que fue creado en estado de perfección, por lo tanto él no puede deformarse ni puede morir, porque a él no le afecta la pérdida del equilibrio y la generación de tiempo del sistema planetario donde haya sido creado. Esto significa que la pérdida de la perfección del  primer ser humano creado directamente por Dios, la referida en el libro del Génesis, la representada por Adán con su expulsión del paraíso y su posterior muerte, no es posible, porque si Dios obrara de esa manera con una creación original, Él sería igualmente imperfecto y no hubiera sido posible se sostuviera la creación durante los miles de millones de años que tiene de existencia. Esta supuesta creación original del ser humano, es uno de los ejemplos de la manera como fue escrita la Biblia con el propósito de crear la dominancia religiosa. Valiéndose para ello del recurso de expresar el conocimiento mediante un  doble sentido que es imposible crear y muy difícil de interpretar para un ser humano. Este doble sentido tiene un doble significado, y aunque ambos significados evidencian no ser absolutamente verdaderos, aún así son aceptados incondicionalmente, debido a que se valoran bajo el efecto de la referida dominancia religiosa. En el conocido sentido literal, la creación original de la tierra y del ser humano, después de la creación de Adán, pierde su originalidad, porque salta el largo período de las condiciones de vida de un principio, para revelar las de un final, porque lo que en realidad se está revelando es el conocimiento de las condiciones actuales de la tierra y la naturaleza del ser humano actual. Lo que supuestamente sucedió con la vida de Adán y Eva, y con sus primogénitos Caín y Abel, la decadencia producida por la pérdida de la pureza, claramente tratan de dar la impresión, engañosamente, que la naturaleza del ser humano actual es la continuación directa de los primeros seres humanos, para así atribuirle a la raza humana en general, con pleno convencimiento, que su naturaleza es originalmente pecadora. Esta tendenciosa representación no es posible, porque un ser viviente creado directamente por Dios no se deforma, puede suceder únicamente con sus descendientes; y porque para que esto suceda es necesario que transcurran miles de años y se sucedan multitud de generaciones, no es posible que suceda durante una misma generación. La creación original de Adán y Eva no puede sustentarse, porque su descendencia no corresponde ni tan siquiera a una primera generación, porque su descendiente Caín, al ser expulsado del paraíso, tuvo descendencia en otra tierra con otra familia. Ante esta manera como se revela el inicio de la descendencia del ser humano, resulta ingenuo el aceptar que Adán y Eva fueron los primeros seres humanos. El gran error de la religiosidad tradicional es el tomar tácitamente el conocimiento, aunque éste evidentemente tenga otro significado que corresponde a un lenguaje que no está a su alcance el interpretar con veracidad. Este lenguaje corresponde al otro sentido con el que fue escrito el Génesis bíblico, es la expresión del conocimiento más antiguo, el cual es el conocimiento de la creación, el conocido popularmente como enigmático. En el se despejan las dudas y las contradicciones del sentido literal, en el toma sentido el significado de Eva como madre tierra, en él se revela el enorme potencial del ser humano original y su capacidad creadora; la verdadera naturaleza de Dios, la incorpórea, y la participación de los seres de naturaleza dual en la creación del infinito universo.  El revelar en el Génesis la creación original del ser humano, viviendo en un paraíso, es normal y es verdadero, porque un paraíso es un sistema planetario perfecto y un ser humano original es también puro y perfecto. La perfección de ambos, universo exterior o planeta, y universo interior o ser humano,  incluye el desarrollo en ambos de la existencia o vida eterna. Es por este motivo que no es posible que el mismo ser original represente también el desarrollo de una naturaleza pecadora. Lo que se está revelando es el inicio de la pérdida de la perfección de la tierra, motivo por el cual deja de ser un paraíso; induciendo con ello el inicio de la pérdida de la perfección de la nueva vida, de la descendencia del ser humano original. La perfección de un sistema planetario se caracteriza por no crear tiempo, se manifiesta en la producción de sonidos equilibrados en perfección, sonidos que al ser captados inconscientemente por el cerebro, lo activan también en perfección, unificando con ello al ser dual, a su parte física y espiritual, para que pueda despertar su conciencia de sí mismo y del exterior, para que este despertar sea con el desarrollo del conocimiento puro. Se manifiesta también en la suficiente producción de energías vitales, para sostener, en conjunto con los sonidos, la existencia o vida eterna. La pérdida de la perfección de un sistema planetario se traduce en el inicio de la generación de tiempo o  manifestaciones del inicio de su deterioro físico y funcional, el cual es inducido a la vida que en él se desarrolla. La generación de tiempo de un sistema planetario desequilibrado es proporcional a su nivel de desequilibrio, medido este por aumento de sonidos desequilibrados y disminución de energías vitales; y finalmente, por un franco deterioro de su medio ambiente, incapaz para sostener la vida que él se desarrolla, el cual es el oculto significado de Eva, el que al ser malinterpretado ocasionó la estigmatización pecadora de la mujer. Debido a que el ser humano es un universo materia, que reacciona y funciona de manera similar a como lo hace su universo del exterior, el que le dio la vida, las alteraciones involutivas planetarias son  inducidos al ser humano por intermedio del cerebro hacia todo el organismo, afectando al físico con la misma proporción de desequilibrio; y en relación al despertar de la conciencia, el que paulatinamente, generación tras generación, se vaya perdiendo la conciencia del conocimiento puro. El inicio de esta pérdida de perfección no puede ser repentino, al grado que se manifieste en una misma generación, porque se desarrolla conforme la tierra pierde progresivamente su equilibrio. Esta progresión debe de haber sido sumamente lenta, como progresa el tiempo cósmico, para que haya sido posible que la tierra no se haya destruido después de haber sido creada en estado de perfección hace miles de millones de años. De esta misma manera, el desarrollo del inicio de la pérdida de la perfección de la descendencia del ser humano debió de haber sido sumamente lento. Y debido a que conforme avanza el desequilibrio o perdida de la perfección de un sistema planetario, por el simple efecto físico de un cuerpo no totalmente esférico que gira a gran velocidad, este avance es progresivamente más rápido, en consecuencia se acelera también la pérdida de la pureza y en su lugar avanza hasta que predomina la deformación del ser humano. Es así como en un principio, por no existir tiempo, no se puede determinar el tiempo durante el cual la tierra fue un paraíso, durante el cual el ser humano podía conservar su pureza de manera natural. En cambio, posterior a la pérdida de la perfección, representada con la expulsión del ser humano del paraíso, lo cual es un antecedente  histórico donde ya existe información sobre la conducta humana, es que puede apreciarse la relación que guarda el avance del desequilibrio planetario con el desequilibrio del ser humano, del efecto producido por el tiempo en la pérdida progresiva de la pureza. Y así sucesivamente hasta la actualidad, debido a que la tierra está sumamente desequilibrada, el avance del tiempo es vertiginoso, impactando con ello en manifestaciones del desequilibrio físico, como lo son el aumento de la cantidad, variedad y gravedad de los padecimientos orgánicos. Esto se debe a que se han sumado la fuerza del desequilibrio del exterior y del interior, haciendo posible que las manifestaciones del avance de ambos desequilibrios puedan apreciarse con toda nitidez, ahora sí, durante una misma generación, debido a que la vida es muy corta, en comparación con las edades de cientos de años de los antiguos seres humanos. Esto es  lo que ha sucedido a través miles y miles de años con nuestro planeta y con la descendencia del ser humano original. El desarrollo de la imperfección que conduce a la muerte física es un problema involutivo ocasionado por el desequilibrio de la tierra, el cual es inducido al ser humano.  No se inició con motivo de que el ser humano haya sido creado originalmente con una naturaleza imperfecta, pecadora o asesina, similar a la del ser humano actual. La creencia histórica de que esta haya sido la causa de la naturaleza del ser humano, sostenida por el pensamiento religioso tradicional, se debe a que éste continúa mentalizado a la usanza de los tiempos bíblicos, continúa actuando bajo el efecto de la dominancia religiosa, lo cual encadena la mente, impide intentar al menos tratar de analizar razonablemente lo que evidentemente es verdad y lo que evidentemente no puede serlo, para crear un punto de partida hacia una posible interpretación verdadera.  

 PRIMERA DE CORINTIOS 1:19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y Desecharé el entendimiento de los entendidos. 1:20  ¿Dónde está el sabio?  ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? 1:21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

 Aunque necesaria, la creación del doble sentido con el que fue escrita la Biblia, para controlar la tendencia del ser humano hacia el desarrollo del mal, el hacerlo mediante la confusión y el temor, ocultando el conocimiento para interpretar ambos sentidos, para no dejar que el ser humano alargase su mano, y comiese también del árbol de la vida, se victimó al propio ser humano, porque al inducirlo a creer que fue creado originalmente con una naturaleza pecadora, se le despoja de su ego religioso natural, el que lo impulsa a utilizar su libre albedrío para superarse espiritualmente por sí mismo, conforme a la naturaleza original de su ser espiritual y conforme el conocimiento antiguo. El vacío y la necesidad de alimento espiritual ocasionado por este despojo, lo hace dependiente, lo obliga instintivamente a tratar de llenarlo actuando de manera opuesta, buscando afuera lo que adentro siempre ha estado. Lo hace introduciendo a su mente imágenes del exterior que, cuando son creadas por la influencia de interpretaciones religiosas erróneas, las que están muy alejadas de la naturaleza de sí mismo y de Dios, dan lugar a la creación de un falso ego religioso y de un evidente falso desarrollo espiritual, el cual se manifiesta en las aberraciones por las que históricamente se ha caracterizado la religiosidad.

La gran confusión sobre la naturaleza con la que fue creado el ser humano, la derivada de expresar el conocimiento mezclando los sentidos antiguo y actual, comprende todo el Génesis. Funcionalmente, el ser humano fue creado como un universo físico, bajo los mismos principios que el universo del exterior. Es por este motivo que la revelación de la creación original del primer ser viviente de naturaleza dual, de Adán, # 20, número de la existencia o vida eterna, corresponde también a una perfección similar a la de un universo del exterior, pero con la perspectiva de superar dicha perfección y ser también un Creador mediante el empleo del conocimiento puro. La función de este altísimo nivel de desarrollo,  no se limita simplemente a vivir para contemplar el paso del tiempo, esperando perder la vida eterna por el efecto del tiempo, porque un ser original puede ser como Dios en varios aspectos, derivados del haber sido creado en perfección y sin tiempo: capacidad para sostener su perfección al ser refractario al efecto del tiempo y de las energías negativas, guiarse más por el sentir puro no generador de tiempo, que por el pensar vano generador de tiempo, además de  tener también capacidad creadora, aunque dependiente para ser aplicada. Dependiente porque debe de ser con conocimiento, anuencia y en conjunto con Dios. Génesis 3:22  Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal; ahora pues, que no alargue su mano, y tome también del árbol de la vida, y coma y viva para siempre. Fue así como entre ambos,  crearon a Eva, #8, número del universo, lo cual representa, en el sentido antiguo, la creación de nuestro universo que es la tierra y de la vida que en ella existe. Desde las culturas más antiguas el sol fue considerado Padre, y la tierra, por recibir su energía de vida, fue considerada Madre, porque cual nodriza sostiene toda vida que en ella se desarrolle, y no solo eso, además le impone, invariablemente, su condición de perfección o de imperfección. El ser humano siempre ha caminado con su tiempo, sin percatarse jamás de ello. Cuando era un paraíso el ser humano era un ser superior, en cambio ahora, las grandes catástrofes que cotidianamente sufre la tierra son proporcionales al estado físico y mental con el que ha evolucionado el ser humano. Mezcla también la creación de Edén, con sus árboles de la vida y del bien y el mal, y sus cuatro ríos, como un sitio del exterior, donde predomina la pureza y la abundancia alimenticia natural, donde el ser humano puede desarrollarse conservando su perfección original; lo cual corresponde también a la  naturaleza interna de un ser humano original, representado por Adán, el creado en estado de perfección, con capacidad para dominar el conocimiento puro, para utilizarlo en la conservación de la existencia o vida eterna, lo cual es el significado de la función del árbol de la vida. En este sentido, el antiguo, si se representa, numéricamente, lo que sería un verdadero descendiente de Adán, con un mismo nivel de desarrollo, también # 20, la existencia, con la única diferencia que Abel, por ser un descendiente, y por haber nacido en un sistema planetario que había perdido su condición de paraíso, si fue posible que fuera él, jamás Adán, quien representara el verdadero inicio de la pérdida de la perfección a partir de un nivel tan alto que es inconcebible en su potencial para un ser humano actual. Su “asesinato” a manos de su hermano Caín, #  27=9, la palabra, significa que Abel se “mató” por su propia palabra: Al disminuir el equilibrio de su palabra, #9, ya no le fue posible sostener su nivel de desarrollo de existencia o vida eterna, porque disminuyó la activación de su cerebro, activación producto del choque de sonidos de su palabra con los sonidos producidos por la tierra su sistema planetario, disminución proporcional al inicio del desequilibrio planetario y la disminución de su porcentaje de sonidos equilibrados. El castigo a Caín representa la apreciación cuantitativa del daño producido por la disminución del equilibrio de la palabra de cualquier ser humano, así como la advertencia para no permitir que continúe disminuyendo; porque en un inicio el daño no es inevitable, basta con sostener lo que fue la disciplina religiosa de ese tiempo: activar el cerebro con los sonidos equilibrados que requiera para compensar la disminución de la potencia de los sonidos del exterior: Génesis 4:15  Ciertamente cualquiera que matase a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara. La manera como se activa el cerebro en base a sonidos, mediante los choques producidos por los sonidos del universo del interior o palabra con los sonidos del exterior o sistema planetario, es equivalente al choque de dos universos, de 8 contra 8, y la consecuente producción de energía de naturaleza activadora, de 8+8=16=7. Donde 16 significa la capacidad para crear mediante el cambiar la naturaleza del exterior y 7 representa la capacidad para cambiar internamente y avanzar en el desarrollo de la perfección. Por ser Caín quien representa la disminución del equilibrio de la palabra, es uno de sus descendientes, elegido por el número de su nombre, quien continúa la representación del daño producido por la disminución de la potencia de estos choques de sonidos, haciendo también una apreciación cuantitativa del daño y una advertencia, a modo de venganza, para estar alerta en no permitir que se consuma dicho daño, de un daño a sí mismo. Lamec, #34=7, representa el resultado negativo, el producido por la disminución de la potencia de los choques de sonidos 8+8=16=7, esencia del cambio. Esto significa que al disminuir el equilibrio de la palabra, la esencia ejecutora, disminuye la potencia y la energía producida por el choque de sonidos, en consecuencia se activa el cerebro con menor intensidad, disminuyendo o perdiéndose con ello alguna capacidad o alguna función, lo cual representa el establecimiento de un cambio, # 7, negativo. Génesis 4:24  Si siete veces será vengado Caín, Lamec en verdad setenta veces siete lo será. La apreciación del daño de Lamec, del cambio negativo, # 7, es mucho más elevada en relación al cambio negativo de Caín, porque Caín representa una alteración que puede ser corregida mediante la creación de sonidos equilibrados. Pero el hecho de haberse consumado un cambio negativo en Lamec, significa que no se compensó la disminución del nivel de activación cerebral. Este es el mecanismo por medio del cual la descendencia del ser humano original perdió progresivamente su perfección, por falta de activación cerebral mediante sonidos equilibrados, hasta llegar a la pérdida del conocimiento puro, el conocimiento de la Cábala, para crear dichos sonidos. El tiempo transcurrido para que se extinguiera el conocimiento puro se manifiesta en las edades de cientos de años de los seres humanos de esa época. Posteriormente, al perderse por completo el conocimiento para crear los sonidos equilibrados, entre otras causas, la duración de la vida se redujo a los niveles conocidos de la actualidad. La trascendencia del cambio, # 7, para el ser humano, se refleja en la repetición de los números siete también en la descendencia de Set, pero ahora en sentido positivo. Génesis 5:25  Vivió Matusalén ciento ochenta y siete años (187=16=7, número de Lamec) y engendró a Lamec. 5:31 Y fueron todos los días de Lamec setecientos setenta y siete años; y murió. Representándose así el término de la capacidad para cambiar positivamente conforme el conocimiento antiguo.

Para comprender nuestro verdadero origen a partir de un ser dual creado en estado de perfección, y en que radica el haber sido hechos a imagen y semejanza de Dios, es necesario conocer entonces la verdadera naturaleza de Dios, iniciando por ubicarse en el tiempo de la creación original de la Tierra y del universo, porque en ese tiempo, hace miles de millones de años, para que fuera posible se creara la existencia de los universos y la vida que en ellos existe, de acuerdo al conocimiento religioso antiguo necesariamente hubo de crearse primero la primera fuerza con capacidad creadora, lo cual es perfectamente objetivo en comparación con la teoría física del bing bang. Esta teoría considera que el universo se creó a partir de una gran explosión, pero sin sustentar como fue posible que se creara primero la inmensa cantidad de materia requerida, de un volumen proporcional a la  del infinito universo, para  que al explotar haya sido posible se extendiera y diera lugar a la creación. Sin sustentar tampoco la creación de la vida, a menos que se la atribuyan a otra invención, a la teoría de Darwin. El aceptar estas teorías, posiblemente se deba a que se ignore o se subestime la capacidad de un Creador, el cual obra en base al conocimiento más profundo que existe sobre los secretos de lo ínfimo, de lo más pequeño, para que así  sea posible crear lo visible, lo más grande, para crear la existencia. No le debe resultar complicado, sabiendo por ejemplo, que la cantidad de materia que ocuparía la tierra, si se le retiraran los espacios vacíos, se reduciría a unos cuantos centímetros, poder crear y ordenar los elementos necesarios para crear, no únicamente universos, sino también la vida que en ellos existe. Regresando a la creación de la primera fuerza, esta fuerza  corresponde a la creación del Creador Original, el nacido de la nada, el Único creado a Sí Mismo, el Único en toda la creación que está formado únicamente por esencia creadora, la cual no debe confundirse con conciencia creadora, porque para crear  la diversidad conocida, la atribuida a Dios, es necesario tener conciencia para definir las características de lo que se desea crear,  pero requiere de la esencia o energías puras del Creador original. Es así como para que se creara la conocida creación del universo y de la vida que en ella existe, fue necesario que la primer obra creadora del Creador Original fuera la creación del Dios Creador, del ser que le guarda la mayor igualdad y semejanza, por haber sido creado con su misma esencia, con la diferencia de haber sido creado además con conciencia. Fue Dios Creador quien creó a los primeros seres vivientes de naturaleza dual, creados también con una perfección superior a la del universo material, también con capacidad creadora, como seguramente es la naturaleza del creador de la tierra, con la única diferencia que la naturaleza de Dios Creador es incorpórea, constitución indispensable para que, al haber sido la primer obra de la creación, hace miles de millones de años, continúe viviendo y continúe sosteniendo su misma condición original.  Esto significa que en la creación del infinito universo, aunque necesariamente siempre interviene Dios, también da conocimiento y facultad para que conjuntamente en ella intervengan otros seres perfectos, como lo son los seres de naturaleza dual, los cuales son el origen más remoto del ser humano. Es con ellos, con su aspecto físico, con el que la mente ha concebido la imagen y semejanza con Dios. En lo más profundo, esta igualdad y semejanza radica también en la estructura funcional en perfección con la que fue creado Dios, claro que la perfección de la estructura, no en la pureza y perfección del contenido de esta estructura, la cual es una forma circular que se repite en todo lo creado, para que los seres vivientes puedan utilizarla para  desarrollar su enorme potencial original. Esta estructura funcional es similar a la del núcleo, del átomo, a la de un planeta, a la estructura funcional del cerebro, todos ellos tienen los mismos principios funcionales y constan de varios niveles que se sostienen por sí mismos. En el ser humano estos niveles incluyen iones en su periferia, posteriormente zonas de atracción y de lanzamiento para la difusión de los diferentes tipos de energía, zonas de grabación de los sucesos de toda la vida, y más al fondo, vacíos donde no existe el tiempo. La utilización de los primeros niveles es común para todo ser humano por el simple hecho de estar vivos. El nivel del sin tiempo, aunque se utiliza en el adulto, es más propio de niños, porque ellos no tienen tiempo. Posteriormente, más al fondo, inician los niveles de lo que es sagrado y es puro, lo que brota de un principio, lo que brota de donde se creó todo lo que existe, incluyendo las energías por las que está formado el ser espiritual. Estos niveles regularmente permanecen bloqueados por energía negativa o por falta de estímulo, por la desaparición del conocimiento puro y por la disminución de la función de sentir empleada para activarlos. Finalmente, en lo más profundo, se encuentra  el sitio donde chocan las energías que brotaron de la nada para dar lugar a la creación, el sitio creado para que el ser humano, durante los períodos de cambio y de establecimiento de nuevos ciclos, pueda recuperar la condición con la que fue creado originalmente.     

domingo, 24 de marzo de 2013



LOS SECRETOS DEL ARCA DE LA ALIANZA

EXODO CAPÍTULO 25:10-22
10 Harán también un arca de madera de acacia, 58=4  cuya longitud será de dos codos y medio, 43=7  y su anchura de codo y medio, 25=7  y su altura de codo y medio. 24=6  Total, 150=6, 24=6, Número de arca.
11 Y la cubrirás de oro puro por dentro y por fuera, 55=10  y harás sobre ella una cornisa de oro alrededor. 54=9 Total, 109
12 Fundirás para ella cuatro anillos de oro, 38=11  que pondrás en sus cuatro esquinas; 57=12  dos anillos a un lado de ella, 34=7  y dos anillos al otro lado. 26=8  Total, 155
13 Harás unas varas de madera de acacia, 39=12   las cuales cubrirás de oro. 35=8  Total, 74
14 Y meterás varas por los anillos a los lados del arca; 49=13   para llevar el arca con ellas. 33=6 Total, 82
15  Las varas quedarán en los anillos del arca; 41=5  no se quitarán de ella.28=10  Total, 69
16 Y pondrás en el arca el testimonio que yo te daré. 77
17 Y harás un propiciatorio de oro fino, 40=4  cuya longitud será de dos codos y medio, 43=7  y su anchura de codo y medio. 25=7 Total, 108
18 Harás también dos querubines de oro; 35=8 labrados a martillo los harás en los dos extremos del propiciatorio. 39=12 Total, 74
19 Harás, pues, un querubín en un extremo, 54=9  y un querubín en el otro extremo; 48=12  de una pieza con el propiciatorio harás los querubines en sus dos extremos. 84=12 Total, 186
20 Y los querubines extenderán por encima las alas, 51=6  cubriendo con sus alas el propiciatorio; 36=9 sus rostros el uno enfrente del otro, 48=12 mirando al propiciatorio los rostros de los querubines. 41=5  Total, 176
21 Y pondrás el propiciatorio encima del arca, 39=12  y en el arca pondrás el testimonio que yo te daré. 77=14 Total, 116
22  Y de allí me declararé a ti, 38=11 y hablaré contigo de sobre el propiciatorio, 36=9 de entre los dos querubines que están sobre el arca del testimonio, 86=5 todo lo que yo te mandaré para los hijos de Israel. 66=12 Total, 226
Números totales, 1602=72=9  Testimonio, #144=9, la palabra equilibrada en perfección, la utilizada por los seres humanos equilibrados para expresar el conocimiento puro.
El Arca del Testimonio es presentada en la Biblia como una caja de madera de acacia, revestida de oro, utilizada para guardar lo más sagrado, el conocimiento puro, el que de Jehová proviene, los diez mandamientos.
Primera de Reyes, 8:9  En el arca ninguna cosa había sino las dos tablas de piedra que allí había puesto Moisés en Horeb, donde Jehová hizo pacto con los hijos de Israel, cuando salieron de la tierra de Egipto.
Esta versión, la del sentido literal de la Biblia, por ser uno de los más grandes secretos del conocimiento religioso, vedado por Jehová prácticamente para todo ser humano, fue escrita tratando de ocultar parcialmente, primero, la verdadera naturaleza de los materiales con la que fue construida, y segundo, la verdadera naturaleza de su función. Si no hubiera sido de esta manera, dado lo simple que sería construir un Arca similar, habría tantas Arcas en el mundo, y seres humanos con el desarrollo mental suficiente para dominar su función, (la mencionada comunicación con Jehová) la cual es en realidad la de una puerta dimensional que permite el acceso al extinto conocimiento puro, el que se encuentra fuera del tiempo, que no hubiera sido posible se sostuviera la  evolución histórica de la religiosidad con todas sus virtudes y todos sus defectos, se hubiera alterado el curso del destino, el cual, por Ley de Creación, únicamente puede ser cambiado por Dios, creador de estas Leyes. Los seres que al nivel conocido como angelical dominan parte de este conocimiento, y que de alguna manera pueden comunicárselo al ser humano común, no lo hacen porque su naturaleza es diferente, porque se rigen por mandamientos diferentes, porque violarían el: no romperás los tiempos ni el destino. Estos mandamientos quizá fueron los que Jehová entregó a Moisés en las primeras Tablas, las que luego rompió al ser evidente que estos mandamientos no podían ser aplicados durante esa época, porque correspondían a la época paradisíaca, cuando aún se conservaba el equilibrio y la pureza. Fueron hechos para que se hiciera conciencia por sostener y para que no se perdiera la pureza. Los mandamientos conocidos, los correspondientes al segundo par de Tablas, los que rigen sobre el ser humano hasta la actualidad, fueron creados para tratar de que no empeorara el nuevo disminuido nivel de desarrollo, mediante la creación del indispensable sistema de la dominancia religiosa, para que fuera posible controlar la tendencia hacia el desarrollo del mal. Las condiciones de ese tiempo eran catastróficas si se comparaban con las condiciones paradisíacas. Las condiciones actuales, por la acumulación progresiva del tiempo en la tierra y en el organismo, son catastróficas si se comparan, no con las paradisíacas, lo son si se comparan con las condiciones que existían en el tiempo de creación del sistema de dominancia, es por este motivo que este sistema ha perdido efectividad.
Es en la enorme diferencia entre los mandamientos originales y los mandamientos conocidos, donde radica la evidencia del haberse ocultado la verdadera naturaleza de los materiales con los que fue construida el Arca, así como su verdadera función. En relación a los  verdaderos materiales, el material más importante, el que abre la puerta dimensional al conocimiento puro, es la madera. La función del oro, también de la plata, es únicamente la de potenciar la función de la madera. Estos metales no son necesarios para que la madera pueda ejercer su función si el árbol está vivo en tierra. La madera que ejerce esta función no es de  acacia, es el de una variedad, que por ubicarse en puntos estratégicos de confluencia natural de energías telúricas y cósmicas, crean una zona dimensional, conocida también como vórtice, la cual permite su activación y el ejercer su función de apertura dimensional al universo. Este árbol primogénito fue creado en tiempos para dar al ser humano la luz que necesita para vivir en verdad, para renacer y para vivir en el conocimiento puro. Es quien ha iluminado a los más grandes iniciados para que fuera posible obtuvieran el cúmulo de conocimiento necesario para cumplir con su cíclica función religiosa en la tierra. En relación a la verdadera función del Arca, para  quien no haya captado la diferencia entre el conocimiento común y el conocimiento puro, el que puede obtenerse mediante el Arca, puede revisar mis interpretaciones del sentido dogmático con el que fue escrita la Biblia. Este sentido fue elegido para ocultar el conocimiento puro. Entonces después compare la naturaleza de los mandamientos originales: NO MATARÁS (tus valores, tu pureza), NO DIRÁS PALABRAS HIRIENTES, NO PERTURBARÁS TU PAZ, NO LUCHARÁS EN CONTRA DE TI MISMO, NO ANHELARÁS LO QUE YA ES TUYO, NO HARÁS DAÑO, NO MENTIRÁS, NO PROFANARÁS, NO OCULTARÁS TU VERDAD, NO ROMPERÁS LOS TIEMPOS NI EL DESTINO, NO PROFETIZARÁS LO QUE EN TU SER NO SIENTAS. Compárelos con los mandamientos conocidos y las Leyes contenidos en las segundas Tablas. El contenido de este segundo par de Tablas difiere de la profundidad y complejidad propia del conocimiento puro, es similar más bien al conocimiento común propio de Legisladores comunes, incluso algunos mandamientos parecen ser más propios del reglamento de un reclusorio que de un centro de enseñanza religiosa.  Esto significa que en realidad no provienen  de la función del Arca, éstos simplemente fueron depositados en el Arca convencional, a la que se le atribuyeron además poderes destructores, para darles a los mandamientos una apariencia de divinidad,  para que fueran obedecidos con temor y de manera irrestricta, para crear el núcleo del sistema de dominancia religiosa. Este sistema de dominancia se estableció durante una época en que la inocencia producto de la ignorancia religiosa, pero también producto de una condición de pureza que aún no estaba totalmente extinguida, era un campo virgen para moldear la religiosidad mediante el infundir miedo de pecar en contra de sí mismo y en contra de Dios, sobre todo  estando Él presente. Pero ahora, las condiciones de la religiosidad, las de la pérdida de un verdadero temor hacia el pecado religioso y hacia Dios, rompen el delgado hilo de la dominancia que por siglos sostuvo el endeble equilibrio del ser humano, porque en estas condiciones los mandamientos conocidos se han tornado inoperantes. Las condiciones actuales son incontrolables en cuanto a que no es posible  funcione  otro sistema de dominancia con fuerza suficiente para cambiar al ser humano. La prolongación de estas condiciones son las de un letargo religioso previo al desarrollo de uno nuevo. El de los sueños esperanzadores en un nuevo mundo y unos nuevos mandamientos, en un ser humano que recupere su nivel 12 de desarrollo original, que sea superior en pureza, que recupere el uso digno de su libre albedrío, que no tenga miedo al castigo de Dios, porque no existirá quien lo origina, no existirá más el mal (el tiempo) en la naturaleza humana ni en la tierra.
Es así como los dos diferentes diez mandamientos marcan dos grandes  épocas cíclicas de la tierra, la primera, la paradisíaca, la de los seres humanos con un nivel 12 de desarrollo en Cábala, número de ángel, cuando nuestro planeta conservaba su equilibrio, regida por los mandamientos originales. Y la época actual, la del desequilibrio planetario y acumulación del tiempo transmitido al ser humano, regida por los mandamientos conocidos, la época señalada por la creación del simbólico, becerro, # 69=15=6, de oro, #  51=6, 6+6=12, el número de Israel, ejemplificando una vez más la pérdida del nivel 12 que ha caracterizado a la época postdiluviana.