jueves, 21 de abril de 2016

INTERPRETACIÓN NUMÉRICA DEL APOCALIPSIS BÍBLICO


En este libro se consuman las maldiciones y las sentencias, con las que desde la simbólica expulsión del ser humano del paraíso, por haber perdido su pureza, han tratado de limitar la progresión de la maldad.  Esto no ha sido posible porque la práctica de los sistemas religiosos tradicionales, basada en un pensamiento mágico, en la creación mental de imágenes religiosas tomadas del exterior, conforman un ego proporcional a la grandeza de la concepción, pero, por no influir en el desarrollo de cambios proporcionales en el creyente, crean un ego religioso externo falso y engañoso que favorece el desarrollo de la maldad.

El desarrollo de las deformaciones son propias de la naturaleza humana, la voluntad no encuentra sustento que lo ayude a conservar la inocencia del niño. El ser humano original fue un 6 perfecto, número de Jehová, # 42=6; el ser humano actual es un 6 imperfecto, significa lo bueno y lo malo, maldad magnificada con el número de la bestia, 666=18=9, el poder de su palabra. La deformación no puede atribuirse totalmente al ser humano, ni culpar a la falta de fe o a los demonios de todos los males. El hacerlo es parte del sistema religioso, que a través de milenios ha creado un ego débil, para que pueda ser manipulado. El ser humano original fue perfecto mientras nuestro planeta también lo era; si se ha deformado es porque la tierra, nuestro añoso y agónico planeta, se ha desequilibrado a tal grado, que es un factor que induce el desequilibrio orgánico y mental, traducido en padecimientos que afectan desde la niñez, y en un incontrolable impulso hacia el desarrollo de la maldad sin límite y sin Dios. Esto significa, que para que el ser humano pueda cambiar, para que pueda recuperar su condición original, la tierra debe cambiar primero.

Las bestias apocalípticas, los depredadores del ser humano, se alimentan de su maldad y de su religiosidad, la que se ha deformado a través del tiempo. Pueden aumentar el fervor religioso, cuando éste contribuye a que el ser humano se deforme de una manera más acelerada. Lo hacen para que el ser humano se destruya, como un mecanismo de selección natural. Para que al tiempo de que se produzca el cambio planetario, la recuperación del equilibrio de la tierra, queden únicamente los mejores seres humanos, los que puedan regirse por sentimientos puros, para recuperar el nivel de desarrollo que es proporcional al árbol de la vida. Todo esto se encuentra en la interpretación numérica del apocalipsis.

El significado del sentido numérico es ambiguo, un mismo número, por ejemplo el 6, número del ser humano equilibrado y puro original, número de Jehová, lo es también del ser humano actual, pero significando lo bueno y lo malo. Aparece tanto para señalar un ángel o un ser superior, como para señalar la maldad que ha desarrollado el ser humano y  las bestias. El 6, u otro número de Cábala, representan el desarrollo o la pérdida de los niveles con los que fuimos creados, la inclinación para saber si es uno u otro regularmente es algo simple, por los hechos positivos o negativos. Siendo de esta manera, en el Apocalipsis, lo determinarían la intervención de un Creador o una bestia. Esta sencilla regla, válida en todos los Libros de la Biblia, se rompe en el Apocalipsis, porque puede por ejemplo, mencionarse un Creador, pero rodeado de números 6 como la bestia; aparecer la imagen de un Cordero, pero hablando como dragón; o de un Cordero  furioso, con sus ropas llenas de sangre, llamándose Rey de Reyes y Señor de Señores, pero actuando como una bestia depredadora. Al desaparecer el conocimiento puro de nuestro planeta, el atribuir el dicho: es en la inocencia donde radica la virtud del sabio, se hace en automático sobre la imagen que se ha forjado en la mente de los cristianos. Este automatismo es el que puede hacer creer que una mente pura, que es poderosa porque en su actuar no existe sensación de poder, pueda derramar sangre y ostentarse como Rey de Reyes y Señor de Señores.  Esta doble y opuesta personalidad, el futuro regreso de quien fue un guía bondadoso, que nos enseñó que bastaba con creer el Él, para luego ser lo contrario: tolerar a las fuerzas del mal, para que entre ambos castiguen a quienes se perdieron en el camino, significa que la bestia, el maestro del engaño, actuará también como un redentor. Este Libro es el de más difícil interpretación, porque la mente no puede afrontar lo creado para sostener la fe que por siglos ha imperado en el planeta. Para interpretarlo es necesario eliminar los velos, utilizar el sentido numérico, el sentido utilizado por Jehová para  ocultar la verdad.

CAPÍTULO 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso. Suma: 144=9, la palabra equilibrada en perfección, numéricamente el opuesto al 666.

1:12 y 13, el Alfa y la Omega es visto en medio de siete, #6, candeleros, #99, de oro, # 6.

1:17 No temas: yo soy el primero y el último; el que vivo y estuve muerto; mas he aquí que vivo por los siglos de los siglos, amén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. Eliminando los números de las palabras que no intervienen en el significado: no temas, mas he aquí, y amén, suman 185=95=14, los números de Jesucristo. La descripción física del Alfa y la Omega es la de un ser de naturaleza no humana. El ser el primero, es el haber sido creado desde el principio de la creación, ahora se sabe es de miles de millones de años. El ser hijo del, Hombre, # 63=9, tiene dos significados, los de los dos sentidos con los que fue escrita la Biblia. En su sentido numérico, significa que no nació como el humano, que fue creado por medio del conocimiento puro de la palabra, creado directamente por Dios original, el único creado a sí mismo, para que el Alfa y la Omega hiciera lo es conocido como un atributo de Dios, crear en perfección los universos y la vida que en ellos se desarrolle. El ser de naturaleza energética  en perfección, le permite ser verdaderamente eterno, vivir miles de millones de años, lo cual significa que jamás ha muerto y no tiene necesidad de resucitar. Pero si ocasionar confusión, en su sentido literal, al inducir la creencia, de que sea el guía bondadoso, el nacido mediante la procreación de pareja, por hombre no necesariamente originario de nuestro planeta, quien reúna las dos personalidades, para que pueda creerse que sea dicho guía quien pueda actuar de una manera totalmente opuesta en los tiempos finales.

CAPITULOS 2 Y 3 Los números de las 7 iglesias: Efesos, #52=7, Esmirna, # 81=9, Pérgamo, # 78=6, Tiatira, #81=9, Sardis, # 73=10, Filadelfia, # 65=2, Laodicea, # 51=6, suman 481=49, los números de Dios.

CAPITULO 4 EL TRONO EN EL CIELO, está compuesto por múltiples números 6.  Alrededor del trono un, arco, # 3, iris, # 3=6. Sentado trono, 14=5, piedra jaspe y cornalina, 26=8, 5+8, bestia, #58. Veinticuatro tronos y veinticuatro ancianos, números 7-7-7-6=27;  Siete lámparas de fuego, 6-3-2=11; Cuatro seres vivientes, 10-6-6=22; Suma: 60. Los 4 seres vivientes: león, # 2, becerro, # 6, hombre, # 9, águila, # 7, = 24=6. El número 6 puede significar lo bueno, en relación con Dios, o puede significar lo malo, en relación con la bestia. Las características pétreas de quien está sentado en el centro del trono expresa el desconocimiento que se tiene de la verdadera esencia de Dios.

CAPITULO 5 EL LIBRO SELLADO, estaba en: mano derecha, 8+9=17=8, sentado trono, 9+5=14=5, bestia, # 58. Libro escrito dentro y fuera=22, sellado siete sellos,= 17, Suma 39=12, número de ángel. Está representándose la destrucción, por medio de los sellos, de los restos del nivel con el que fue creado el ser humano original, #12.

¿Quién es digno de abrir el libro y desatar sus sellos?= # 63=9, número de hombre, la palabra equilibrada. León Judá, raíz David, 18=9. Abrir libro, 9. En medio, 19+47=66, de, cuatro seres vivientes y ancianos, 33=6. Los números 99=18=9, y 666=18=9, ambos dos 9, ambos la palabra de poder, utilizándose para crear o para destruir. Se encontraba: CORDERO INMOLADO, 10+4=14, siete cuernos y siete ojos, 29, siete espíritus Dios, 17. Suma, 60=6. La bestia utilizando la personalidad de su opuesto, ejerciendo su poder por medio de la palabra, # 9, sobre el ser humano, # 6.

CAPITULO 6  Al abrir el Cordero los sellos, los 4 seres vivientes atestiguan la participación de 4 caballos (UTILIZADOS PARA REVELAR EL ACTUAR DE LAS BESTIAS) en los aniquilamientos que se presentarán entre personas y entre países durante los tiempos finales, los previos al CAMBIO QUE PRESENTARÁ LA TIERRA para recuperar su equilibrio, este cambio SE REVELA EN LOS VERSÍCULOS 12-14, al abrir el sexto sello. Se revela también un gran temor, el natural por las catástrofes que ocasionará, y el temor religioso por el despertar del conocimiento de la verdad cuando la tierra recupere su equilibrio. El tipo de movimiento que sufrirá la tierra se revela en el versículo 14: Y el cielo se desvaneció como un pergamino que se enrolla; y todo monte y toda isla se removió de su lugar. Por ser un suceso de enorme trascendencia, esta profecía se encuentra también en Nostradamus y en la cultura Maya, las cuales citaré con la única intención de aclarar el tipo de movimiento que sufrirá la tierra. NOSTRADAMUS, 1:64, pensarán que han visto el sol de noche, cuando el puerco medio hombre aparezca. Ruido, canto y batallas en el cielo. Y se oirá hablar a las bestias brutas. MAYAS, Los mares bravíos como serpiente en celo bañarán las tierras, y entonces veremos nuestro sol como un rayo que aparece y después como un rayo que desaparece. Un remolino infinito bajará a la tierra, será atraído por la luna, el sol y las estrellas, creará un vacío que se tragará montañas, mas no lastimará a la tierra porque será poca su duración. CALENDARIO AZTECA y las fases del desequilibrio, seguido de  la recuperación del equilibrio de la tierra. El punto de los cuatro soles es el quinto sol, y después se matarán unos con otros, llorarán, la tierra se moverá, todo temblará, la tierra arrojará humo y lo aventará al cielo con sangre, después aparecerá el sexto sol. El sexto sol, su luz será luz en verdad, luz que penetrará fácilmente en los cuerpos, todo irá acorde a las cosas, no habrá cosas que estén mal, sino todas las cosas estarán bien.

CAPITULO 7 La aparición de los 4 ángeles sobre 4 ángulos de la tierra, que detenían los 4 vientos. El estar los ángeles sobre los ángulos, representan el sostén del equilibrio de la tierra; el estar sueltos representa la pérdida de dicho equilibrio y la pérdida también del equilibrio del ser humano, por catástrofes en la tierra y  por castigos sobre la maldad del ser humano. El ÁNGEL que subía de donde sale el SOL, relacionado con el SELLAR LAS FRENTES de 144 mil, representa la participación de ángeles que ayudarán a perfeccionarse a quienes guarden cierto nivel de equilibrio, para reequilibrarse junto con la tierra y desarrollar el nivel 12. Versículo 3, SELLADO FRENTES siervos nuestro Dios, 39=12, número de ángel. El otro grupo, los relacionados con la bestia y el 666, son quienes por tener un nivel muy alto de desequilibrio, no lograrán reequilibrarse. SIGNIFICADO 144=9, la palabra equilibrada en perfección, es la que puede activar el centro núcleo de los sistemas atómico-celular para sostener la vida y despertar el conocimiento puro. 666=9 la palabra desequilibrada creadora de energías negativas, las cuales vibran en el exterior, pero invaden progresivamente el interior para bloquear la difusión de energías y destruir la vida.

CAPITULOS 8 Y 9 Cuando se abrió el séptimo sello, se hizo silencio en el cielo como por media hora. Suma 101=11, el DESPERTAR DEL CONOCIMIENTO PURO, séptimo, #101. Silencio, #7, como por media hora, 25=7, número del cambio. Al cambiar el planeta se detiene el tiempo, el tiempo es mental, es la energía negativa formada por los pensamientos y los sentimientos negativos, lo creado por la mente humana, lo que no proviene de Dios. Al recuperarse el equilibrio desaparecen el tiempo y la maldad, al desaparecer ambos se elimina la barrera que impide desarrollar el conocimiento puro.

CAPITULO 9  Una estrella cae del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo. Abre el pozo, sale humo, oscurece el sol y el aire. Salen langostas monstruosas para dañar y atormentar durante 5 meses (5x30=150=6) a quienes no estuviesen sellados en sus frentes. El pozo del abismo en cuestión, es el vacío más importante, el que se encuentra en el centro de los núcleos de los sistemas celulares. Es casi totalmente impenetrable porque se encuentra oculto, rodeado por las energías más puras y más poderosas de la creación. La estructuración energética atómica es el nivel más pequeño que, ineludiblemente, es proporcional a la función del cerebro y del sistema planetario. Un ser evolucionado tiene poder porque  puede tener acceso a lo más profundo, a la zona centro-nuclear, el sitio donde se sostiene la vida y existen los secretos de la creación. Los personajes que aparecen en el Apocalipsis pueden dominarlo, de ahí toman el poder, para luego utilizarlo, algunos empleándolo para destruir, por lo que consideran es el hacer justicia, a la manera de la religiosidad oriental; otros para ayudar a desarrollarse, de acuerdo al amor de la cristiandad. Un ser evolucionado puede sostener su vida porque puede difundir estas energías hasta los niveles del exterior o “cruzar los cielos”, desde las zonas centrales; y pueden también tomar las energías vitales desde el exterior. Un ser no evolucionado, al morir, “cruza únicamente  un cielo”, el nivel externo, en el que ha vivido, porque no ha logrado descubrir dentro de sí mismo, y emplear, lo que lo hace igual y semejante al Creador. Las llaves del pozo del abismo, significa que la apertura de dicho vacío, será producida por el vacío creado por la alineación planetaria, el mismo que tendrá el poder suficiente para corregir los ejes de rotación de la tierra. Es así como la bestia, el cual tiene el poder de un ángel, podrá alcanzar su máximo poder, para desestabilizar las mentes de los seres humanos, reconocidos por el número 6. VERSÍCULO 11. Y tienen por rey sobre ellos al ángel del abismo, cuyo nombre en hebreo es Abadón, y en griego, Apolión. Abadón, # 38=11, Apolión, # 85=13, 11+13=24=6, el ser humano elevado a ángel con capacidad destructora. SEXTA TROMPETA. VERSÍCULOS 13-21 El desatar a los 4 ángeles que estaban atados junto al gran río, Eufrates, # 99=18=9. Y despertarse un ejército de 200 millones formado por jinetes y caballos monstruosos, representan la fuerza del gran desequilibrio de la tierra y de los seres humanos, lo cual es utilizado por la bestia. ( jinetes y caballos monstruosos)

CAPITULO 10 VERSÍCULOS 1-7. Aparece un ángel que jura por el Creador que el tiempo no sería más, y que el misterio de Dios se consumará. Los números de estos versículos suman 1176=24=6, representan la recuperación del equilibrio de la tierra, y del equilibrio del ser humano en base a la recuperación de las energías vitales, sentimientos puros y equilibrio de la palabra, los cuales lograrán difundirse hasta, y activar las zonas centro de los núcleos celulares. El tiempo no sería más =36=9, número de la palabra tiempo, el fin del desequilibrio de la palabra, #9, del mecanismo de creación de energía negativa o tiempo mental. El misterio de Dios se consumará=42=6. Será posible al recuperarse el conocimiento puro del ser humano.

CAPÍTULO 11 El templo de Dios=24=6. Gentiles hollarán ciudad santa= 15=6, durante 42 meses. Dos testigos, 4+2=6. Profeticen 1260 días =9 (42 meses) vestidos de, silicio, # 6, la creación del desequilibrio del ser humano, 6, por medio de la palabra, 9. El morir 7 mil hombres al sonar la séptima trompeta por el séptimo ángel, es un cambio negativo, significa la acentuación del desequilibrio mental producido por la religiosidad.

CAPITULO 12 APARECEN GRANDES SEÑALES EN EL CIELO. En este capítulo se relacionan de nuevo los números 9 y 6, representando la creación del equilibrio o desequilibrio del ser humano, #6, por medio de la palabra, # 9. VERSÍCULOS 1 y 2. Aparece una mujer encinta, números 188 y 64, 17+10=27=9. Mujer, sol, luna, corona, doce estrellas, números, 6-3-4-6-10-7=36=9. Parto y alumbramiento, 74+148=222=42=6. VERSÍCULOS 5 y 6, la mujer da a luz, números 146 y 133= 11+7=18=9. Un ser viviente, 4+8=12, un ser equilibrado y puro original, puede ser creado por medio del conocimiento puro de la palabra, #9, como una facultad de Dios Creador. Dios Creador a su vez puede ser creado únicamente por el Creador Original, el único creado a sí mismo, también por la palabra, sin necesitar de madre gestante. El estar revelando el conocido parto natural, sin antecedentes del padre, es el estar  reviviendo a futuro el dogma del nacimiento milagroso del guía religioso cíclico, de una manera que ante la imaginación, “pareciera” la manera como nacería un Creador, con el propósito de que, siendo también un Creador, actuara como Jehová, de una manera destructora contra el ser humano, pero, abriendo la posibilidad de que fuera la bestia quien hiciera esta labor. LA MUJER TIENE UN HIJO:- que regirá con vara de hierro a todas las naciones-, 63=9, número de hombre. (vara-hierro, 23+76=99) Ejercerá su poder por medio de su palabra. Fue arrebatado para Dios y para su trono, 33=6. Ejercerá su poder manipulando la religiosidad del ser humano, # 6. En los VERSÍCULOS 3 y 4 aparece el dragón, sus números totales son 152+226=8+10=18=9. DRAGÓN ESCARLATA, números 61+83=144=9, el dragón, al igual que el Alfa y la Omega, también domina el equilibrio en perfección de la palabra, lo cual le da un mayor poder. Siete cabezas, diez cuernos, siete diademas, números 6-7-2-9-6-3=42=6, también es un ser humano equilibrado. La mujer huyó al, desierto, # 99, un lugar, preparado, #99, por Dios, para que allí la sustenten por 1260 días=9, = 42 meses=6. La mujer madre es sustentada con vida por medio de los sentimientos, del fervor religioso del ser humano, #6. El arrojar el dragón la tercera parte de las estrellas sobre la tierra, representa la alineación planetaria y estelar, que al provocar un vacío, logrará que la tierra recupere su equilibrio, y además, que penetre la energía perdida que activará el despertar cíclico de los personajes apocalípticos, de los que destruirán y de los que perfeccionarán, permitiendo también la entrada de quienes fueron creados desde el inicio de la creación para sostener la perfección del universo. VERSÍCULOS 13-17, EL DRAGÓN PERSIGUE A LA MUJER QUE DIO A LUZ UN HIJO VARÓN, Sus números son, 120-225-125-136-219=825=15=6. En tiempos muy remotos, posiblemente durante la época antediluviana, cuando existieron los últimos seres que conservaban su equilibrio y su pureza, se creó la palabra mujer, derivándola de los sonidos que emite el animal que muge, los sonidos del equilibrio, para nombrar mujer a quienes habían desarrollado o conservaban el  equilibrio y la pureza, fueran mujeres u hombres. Al perderse el equilibrio y la pureza del ser humano, la, mujer, # 6, pasa a ser satanizada como el origen de todos los pecados, aunque en realidad se está haciendo referencia tanto al género masculino como al femenino, a una representación de lo bueno y lo malo del ser humano, # 6. Es así como el dragón, depredador del ser humano que perdió su equilibrio y su pureza, no puede dañar a la, auténtica mujer, al ser humano equilibrado y puro, lo mismo que no puede actuar en contra de los infantes, el hijo varón, pero si actúa en contra de la descendencia de la mujer, del ser humano actual. El llegar la mujer a su lugar, al desierto, # 99, donde es sustentada por un tiempo, y tiempos, y la mitad de un tiempo. El tiempo es lo que existe en la tierra actual, son los pensamientos y los sentimientos creados por el ser humano, los creados mediante una deformación del conocimiento religioso y los que crean energía negativa como el odio y el rencor. Vivir en el desierto, donde no se puede sobrevivir, representa el sustentar la vida en el tiempo mediante la citada fe religiosa. Y la serpiente arrojó de su boca agua como un río=63=9, la palabra. El dragón utiliza su palabra equilibrada para cumplir con su función. Dragón e ira, 7+2=9, contra, mujer, # 6, contra, descendencia, # 6, contra quienes, guardan mandamientos, Dios, y testimonio Jesucristo, 33=6, la bestia actuando contra el ser humano y la religiosidad que perdieron su pureza original.

CAPITULO 13 CARACTERÍSTICAS NUMÉRICAS DE LAS BESTIAS. Vers. 1 LA BESTIA QUE SUBÍA DEL MAR. Bestia, siete cabezas, diez cuernos, diez diademas, 4-13-11-5=33=6. Vers. 11 LA BESTIA QUE SUBÍA DE LA TIERRA. Bestia, cuernos cordero, hablaba como dragón, 4-19-19=42=6. Vers. 5 A la bestia se le dio autoridad para actuar cuarenta y dos meses. El actuar de la bestia incluye actuar como Cristo para dominar al ser humano.  Vers. 12 Y ejerce toda la autoridad de la primera bestia en presencia de ella, y hace que la tierra y los moradores de ella adoren a la primera bestia, cuya herida mortal fue sanada. PARTICIPARÁN EL DRAGÓN Y DOS BESTIAS. Vers. 16 El imponer la bestia una marca en la, mano derecha, # 8 y # 9, o en la, frente, # 7= 24=6, número genérico del ser humano, significa que no existe ninguna marca,  que puede actuar sobre todo ser humano, entendiéndose que su influencia es sobre quienes tienen una acentuada inclinación hacia lo malo. Se elige la mano derecha porque los pliegues de la palma forman la M, #13, número de la bestia, 58=13, pero también de Dios, # 49=13. Vers. 18 EL NÚMERO DE LA BESTIA, 666, NÚMERO DE HOMBRE. Los números de este versículo suman 177=87=15=6. El número de la bestia fue elegido para acentuar en él la naturaleza deformada del ser humano en los tiempos finales. Es número de hombre, #63, porque la lectura del número 666 puede ser 66=12=3, +6=36; o puede ser, 6,+66=12=3=63, la palabra, # 9, que utilizará para ejercer su dominio sobre el ser humano, # 6.

CAPÍTULO 14 APARECE EL REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES. Vers.1 Después miré; y he aquí el Cordero estaba en pie sobre el monte de Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil, que tenían el nombre de él y el de su padre escrito en la frente. Suma: 250=7, EL CAMBIO, número de la palabra frente. Los números de, Cordero + padre: 82+46=128=38=11. Números de, monte + Sión: 69+59=128=38=11, el conocimiento puro.  128+ 70, (el # de frente)=198=18=9, la palabra equilibrada. Ciento cuarenta, números: 5+8=14=4, y cuatro mil,  10+7=17=8: 4+8=12, el ser humano equilibrado con un nivel que es proporcional al árbol de la vida. Para cambiar, # 7, hasta alcanzar el nivel 12, es necesario emplear el conocimiento puro, # 11, y la palabra equilibrada, # 9, 144=9. La palabra equilibrada es el lenguaje que imperaba cuando la tierra era un paraíso, antes de que fueran creadas las lenguas, mediante ella se sostenía el equilibrio y la pureza, funcionando el organismo como un árbol de la vida.

CAPITULO 16 LA SÉPTIMA COPA.  La séptima copa produce catástrofes naturales, sobrevienen padecimientos y castigos, con un curso parecido a los acontecidos al tocar las trompetas. También concluyen con un cambio planetario: un gran temblor cual no hubo jamás. Toda isla huyó y los montes no fueron hallados.

CAPÍTULO 17 APARECE DE NUEVO UNA MUJER.  Mujer vestida de púrpura y escarlata=33=6. Sobre: bestia escarlata, siete cabezas, diez cuernos, números: 14-13-11=38=11, representa al ser humano, #6, y su conocimiento deformado, #11, conducidos por la bestia. La mujer tiene un nombre escrito en su frente: Babilonia, #66, madre, #6, rameras. # 6, abominaciones, # 6. Babilonia, #66=12, representa de nuevo la pérdida del nivel original del ser humano, # 12. El hacerlo mediante el número 66, acompañado de varios números 6, a manera de un mal que se propaga, es una representación de la degradación del ser humano, # 6, representado por la mujer, motivo por el cual la bestia termina destruyéndola. La bestia que era, y no es y será, representa la aparición cíclica de la bestia. La que era o apareció en otro cambio de ciclo, la que no es en su fase de ser humano común, y la que será, la que reaparecerá al transformarse de nuevo.

CAPÍTULO 19. SE ANUNCIAN  LA LLEGADA DEL REINO DE DIOS, LAS BODAS DEL CORDERO, Y EL REY DE REYES.   VERSÍCULOS 7-10, números totales= 674=17=8, LOS SONIDOS DEL UNIVERSO. Bodas cordero esposa preparada: 33=6.  Lino finísimo, limpio y resplandeciente, acciones justas santos: 43=7. Bienaventurados cena bodas cordero: 24=6. Testimonio, # 9. Adora a Dios, # 9. Espíritu profecía, # 9. Consiervo retienen Jesús=12. Significa la promesa de recuperar el nivel 12, sostener la vida, mediante la fe religiosa. VERSÍCULOS 11-16, números totales=710=8, LOS SONIDOS DEL UNIVERSO. Se detallan las características de un personaje, que interpretadas numéricamente permiten su identificación. Caballo blanco, montaba fiel y verdadero, justicia juzga y pelea=33=6. Ojos llama fuego, cabeza muchas diademas, nombre ninguno conocía=45=9. Ropa teñida sangre, nombre Verbo Dios=39=12. Ejércitos caballos blancos=18=9, lino finísimo, 6+6=12=3. Espada aguda herir naciones=27=9. Lagar vino furor, ira Dios Todopoderoso= 33=6. LOS NÚMEROS DEL, REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES, suman 41=5: en su, vestidura, # 4: 5+4=9. Y en su, muslo, # 2: 5+2=7, lo cual significa la capacidad para crear cambios, # 7, por medio de su palabra, #9, a la vez que está marcado con un número, # 7. El número de su marca es el mismo significado de la suma de los dos grupos de versículos revisados, versículos 7-10=674=17=8; versículos 11-16=710=8. En estos versículos se revelan dos maneras de sostener la vida, el prometido literalmente, siguiendo el curso de la fe religiosa, y el revelado por el sentido numérico, lo que sucedería si el planeta recuperara su equilibrio: el choque de los sonidos del universo que nos rodea, #8, contra los sonidos del universo que un ser humano, 9+8=17=8, para crear, cuando ambos estén equilibrados, la energía que produce los verdaderos cambios, 8+8=16=7. BATALLA  Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos reunidos, 59=14=5, para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército, 58=13=4, el número de la bestia. Suma total: 117=9. Ambos grupos utilizan como arma  la palabra. La fuerza del actuar de la bestia es el engaño, el conjugar la apariencia de justicia religiosa para justificar y  cumplir los propósitos de maldad que cada ser tenga en su mente. Este enfrentamiento tiene el tinte de los enfrentamientos religiosos, el emplear la justicia humana tratando de vencer lo que consideran es un mal mediante el empleo de un mal superior, lo cual, para la mente de la bestia, el lograr que se maten unos contra otros, contando con el desistimiento temporal de Dios para intervenir, Cap. 17:17, significa el estar cumpliendo con su cíclica función.

CAPÍTULO 20 TERMINA EL CICLO DE LA BESTIA, RESUCITAN LOS MUERTOS ELEGIDOS. Respecto a la resurrección, hay que recordar que desde el Génesis y la expulsión del ser humano del paraíso, representando la pérdida del equilibrio y la pureza, nivel 12, fue avanzando la maldad, abriéndose una enorme brecha en relación al ser humano que Jehová había creado originalmente. Esto motivó que Jehová se arrepintiera de su creación y destruyera a la humanidad en el simbólico diluvio. El fondo del significado de esta destrucción lo aclaró Jesús al decir, cuando alguien no lo siguió por el motivo de cumplir con el entierro de algún familiar: Dejad que los muertos entierren a sus muertos, recordándonos que solamente el ser humano que puede sostener su pureza, puede sostener su vida. Siendo así, no es difícil deducir que ante el Creador, y comparado con su eternidad y su nivel de desarrollo, la pérdida del nivel 12 equivale a estar muertos aunque estemos vivos. Entonces, al hablar de la resurrección de los muertos, se está hablando de las condiciones de los que vivimos físicamente, de los que tendremos la oportunidad de resucitar si durante un cambio de ciclo recuperamos el nivel con el que fuimos creados originalmente.

CAPÍTULO 21 CREACIÓN DE LA NUEVA TIERRA. VERSÍCULO 1  Vi un cielo nuevo y una tierra nueva, 45 porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, 49 y el mar ya no existía más. 38. Total: 132=42=6, La recuperación del equilibrio de la superficie de la tierra. Cielo nuevo y tierra nueva. 9-5-2-8=24=6. Primer cielo y primera tierra. 10-9-2-2=23=5. Mar, # 6, no existía más. El desarrollo de la vida es proporcional al del sistema planetario que le dio la vida. Mar, # 6, representa el pasado desequilibrio de la tierra y del ser humano. El número 5 representa la fase de máximo desequilibrio de la tierra; para pasar a la de recuperación del equilibrio, # 24=6, el cual permitirá que la vida también desarrolle un mismo nivel de equilibrio. VERSÍCULO 2 Yo Juan vi la santa ciudad de Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Total, 116=8, los sonidos del universo. Nueva Jerusalén, 8+9=17=8. Representa el choque primario de sonidos, que cuando están equilibrados, inician la activación cerebral: 8 los sonidos del universo del exterior, (la nueva Jerusalén, que descendió del cielo) contra los sonidos de la palabra, # 9, del ser humano, 8+9=17=8, los sonidos del universo, del universo que es un ser humano, los cuales al continuar chocando, crean la energía activadora que produce el cambio, 8+8=16=7. Es por la función de este valor numérico, el de la, nueva Jerusalén, 8+9=17=8, que al chocar o unirse con la palabra del ser humano, hacen la función que haría una pareja, de esposa y marido, iniciarían a procrear, porque finalmente el choque de sonidos 8+8=16=7, crean el número de hijo, #7. La nueva Jerusalén representa la condición necesaria para iniciar a activar el cerebro: que exista un nuevo equilibrio tanto en el exterior, #8, los sonidos del universo, como en el interior, #9, los sonidos de la palabra, para que sea posible recuperar el equilibrio y la pureza.  VERSÍCULO 5 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. El que estaba sentado en el trono=54=9. Yo hago nuevas todas las cosas=42=6. La creación del universo es por medio de la palabra equilibrada, #9, del Creador. Mediante ella perfecciona la tierra, iniciando por equilibrar su superficie, # 6. Al equilibrarse la palabra, el ser humano es también un Creador, porque puede equilibrar su propio universo, #6, el cual es su organismo.  El # 6, aunque representa únicamente el equilibrio de una superficie de una forma circular, cuando está equilibrada en perfección, su estructura queda configurada para difundir, hacia el interior y hacia el exterior, los mismos elementos que sostienen su equilibrio en 6 puntos: Energía solar, 2 puntos, fuerza de la naturaleza, sentimientos puros, vida, y la energía de la palabra equilibrada. Es así como, aunque todos somos 6, el nivel de potencia de cada uno de estos elementos proyecta, identifica por sí solo, el nivel de perfección de cada ser o sistema planetario en lo individual.                              

ESTRUCTURA DE LA NUEVA JERUSALEN. La estructura y las medidas de la Nueva Jerusalén son simbólicas, su significado es numérico. Un Creador no crea estructuras arquitectónicas, crea universos y crea vidas. La ciudad tiene forma cuadrada, tiene 4 muros, cada una de ellas con 3 puertas=12 puertas. En cada puerta un ángel=12, y el nombre de cada una de las 12 tribus de Israel. Tenía además 12 cimientos con los nombres de los 12 apóstoles. 12X5=60, el ser humano equilibrado. LAS 12 PUERTAS de la ciudad representan los 12 conductos que tiene activados el ser humano equilibrado nivel 12 en su organismo para captar energías vitales y sentimientos puros, para sostener su equilibrio y su pureza, para sostener su vida. Muros: longitud, altura y anchura, tienen una misma medida, números 12X3=36=9,  la palabra equilibrada. 12X12=144=9, la palabra equilibrada en perfección, la que utiliza el ser humano equilibrado.  Muro mide 144=9, es MEDIDA DE HOMBRE: # 63=9, la cual ES DE ÁNGEL: # 39=12, porque el ser humano equilibrado nivel 12=3, sostiene su equilibrio y su pureza por medio de su palabra, #9. Es así como las medidas de la Nueva Jerusalén, representan al ser humano equilibrado original, equivalente al árbol de la vida que da 12 frutos. (capítulo 22)

martes, 9 de junio de 2015

EL SENTIDO FIGURADO DEL ARCA DE NOÉ.




El arca de Noé forma parte del conocimiento Bíblico que es presentado de manera enigmática, conformado por sucesos fantásticos, propios de un mundo imaginario, lo cual es característico de la expresión del sentido figurado, estructurado numéricamente para ser interpretado mediante el conocimiento de la Cábala. El sentido conocido, el literal, fue creado para establecer la dominancia religiosa, la de un Dios que se atribuye, de manera permanente, el total de acontecimientos. Los capítulos del Arca de Noé fueron hechos con  la maestría propia de un ser superior, relatados de tal manera que dan la impresión de estar relatando sucesos que  sin lugar a duda fueron verídicos, conducen con mucha facilidad  a ser partícipes de su mundo de fantasía, de un mundo donde todo es posible gracias al poder de Dios, el argumento al que la mente recurre para impedir, inconscientemente, se utilice la función de razonamiento para resolver los enigmas del conocimiento religioso. Se le da credibilidad a catástrofes mundiales de la magnitud de un diluvio universal, que pueda cubrir hasta las montañas más altas de la tierra, aunque las citadas no sean las más altas, ni haya habido jamás agua suficiente para hacerlo, y que pueda haber destruido a todo ser humano y toda vida en la tierra, a excepción de Noé y su familia, porque interviene la mentalidad religiosa para validar, mediante la sola fe, el que Dios obre de esta manera, para justificar este radical tipo de castigo, porque además supone que fue para bien, que pudo haber existido un renacimiento tipo paradisíaco del ser humano, ¡a partir de tres parejas!

CAPITULO 6  NÚMEROS TOTALES: 2925=18, LA PALABRA DE CREACIÓN.

Versículos 1-13. Relatan las condiciones de la época antediluviana, el período de tiempo durante el cual se efectuó la transición de la pérdida del equilibrio y la pureza, nivel 12, con el que fue creado el ser humano dual. Durante ese tiempo los llamados hijos de Dios, los seres provenientes del exterior, eran quienes por este origen tenían el nivel de desarrollo que habían perdido la mayoría de los seres humanos. Gracias a ellos, por la descendencia que tuvieron con las mujeres que tomaron, mujeres igualmente puras, existieron seres superiores. Al continuar perdiéndose la perfección de la Tierra, transmite su desequilibrio e impacta la naturaleza dual del ser humano, no puede sostener su nivel 12 e inicia a desarrollarse la maldad, motivando con ello que Jehová pretenda destruir toda vida en la Tierra. En realidad la deformación con la que ha evolucionado el ser humano, no es un problema ocasionado de raíz por él mismo, como se le ha hecho creer, jamás existió el pecado original. Ha sido consecuencia de la pérdida progresiva del equilibrio de la Tierra, lo cual provoca que las nuevas generaciones nazcan con un similar nivel de desequilibrio. Este desequilibrio, el planetario y el del ser humano, es un problema de la Creación. El actual es un problema de retardo en la intervención de las fuerzas que sostienen la perfección de la Creación, indispensables para que nuestro añoso planeta recupere su equilibrio y su perfección original. Los números de estos versículos son 1594=19=10, representan la pérdida de la pureza.

Versículos 14,15 y 16, las indicaciones técnicas para la construcción del, Arca, # 24=6. Sus números suman 447=87=15=6, números de, madera y gofer, 7+8=15=6, número del ser humano equilibrado, Jehová, # 42=6. Corresponden al desarrollo del equilibrio de la superficie de una forma circular, de la tierra, de nuestro sistema atómico y celular. Sus medidas, 300X50X30=45=9, número de brea, representa la palabra equilibrada. Ventana, #4, y puerta, # 4, 4+4=8, significa que el Arca fue creada con la capacidad para captar los sonidos del universo. El ser humano inicia su desarrollo equilibrando la superficie de sus formas circulares, de su cerebro, y al mismo tiempo estará equilibrando la superficie del sistema atómico y celular de su organismo. Entonces podrá su palabra, # 9, lograr que se difundan hacia su interior los sonidos del universo, # 8. Mediante esta función, la cual se efectúa de manera inconsciente en todo ser humano, cada uno de ellos desarrolla su propia esencia, aunque con diferencias, todas ellas proporcionales al medio ambiente planetario adverso. Es por este motivo, para superar esta condición planetaria, que se elige a Noé, por su número, # 35= 8, varón, justo, # 89=17=8; y a sus hijos, porque la suma de los números de sus nombres, # 98=17=8, ejemplifican los sonidos del universo, ejemplifican la posibilidad de activar al cerebro y corregir la esencia del ser humano que se ha deformado a través del tiempo.

Versículos 17-22, entran al Arca, Noé, su familia y los animales. Sus números suman 884=20, la existencia o vida eterna; proporcional a 88=16=7,+4=74=11, el conocimiento, número de la tierra. El conocimiento, puro o deformado, es el que se despierta de acuerdo a la potencia del choque de los sonidos 98, dependiendo a su vez de las condiciones planetarias, # 8, y las condiciones de la palabra, # 9, del ser humano. El conocimiento puro es el que sostiene la vida, nivel 12, porque es proporcional al árbol de la vida. El conocimiento deformado conduce a la muerte. Por este motivo, para Jehová la pérdida del nivel 12 equivale a estar muerto, aunque el ser humano esté vivo, de ahí su postura despectiva hacia el ser humano y la simbólica destrucción masiva de la vida en la tierra.

Jehová destruirá toda vida en la tierra mediante un diluvio. Tierra o diluvio, ambos números 11, y vida, # 16: =27=9, la palabra, la esencia ejecutora en la creación o destrucción de esencias. Significa que el ser humano puede morir por su propia palabra, cuando es desequilibrada, porque mediante ella introduce energía negativa y desequilibra sus formas circulares (Caín, # 9, mató a Abel, # 20) o puede vivir mediante la activación de su cerebro, ejemplificado numéricamente mediante las experiencias sufridas por el Arca y sus tripulantes, siendo este el verdadero objetivo de Jehová con el Arca de Noé. El entrar animales, dos de cada especie, macho, # 5, y hembra, # 3, 5+3=8, significan lo mismo que la entrada de Noé, # 35=8, y de sus hijos, # 98=17=8, los sonidos del universo. Es necesario, alimento que se come,=36=9, la palabra equilibrada. Comer alimento representa a la palabra equilibrada porque es  la que puede penetrar hasta el interior de las formas circulares para activarla, para sostener la vida. Los animales entran, para que, tengan vida contigo, =164=74=11. La vida puede sostenerse si se desarrolla el conocimiento puro, # 11, mediante la palabra, # 9.

CAPITULO NÚMERO 7, NÚMEROS TOTALES 3082=13=4, LOS SONIDOS DEL EQUILIBRIO.

En este capítulo entran al Arca, Noé, su familia y los animales, Jehová la cierra. Inicia el diluvio, dura 40 días y 40 noches, muere todo ser vivo en la tierra a excepción de los tripulantes del Arca. El Arca se eleva por encima de las montañas más altas.

El elegir Jehová a Noé y su familia, el dar preferencia en cantidad a los animales limpios y las aves, de acuerdo a los números de los primeros 3 versículos, 415=10, significa la entrada de la pureza. Versículos 7-16, suma de sus números: 1321=7, EL CAMBIO. Al iniciarse el diluvio entran al Arca el contingente mencionado previamente. Inicia cuando Noé tenía la edad de seiscientos años, más 1 mes y 17 días: 6+30+17=53=8, números de Noé, 35=8, para representar los choques de sonidos del universo, que iniciarán el desarrollo de cambios al interior del Arca, 8+8=16=7. En el versículo 11, Jehová relata, con una espectacularidad única e inigualable, el inicio del diluvio, proyectando en éste su sentir, su deseo por transmitirle a la humanidad la relevancia del significado de este suceso. Sus números suman 207=9, LA PALABRA EQUILIBRADA, números de cataratas + cielos: 88=16=7+65=11=2, 7+2=9; 88+65=153=63=9, número de hombre. Fueron rotas, 10+5=15=6. Las fuentes del grande abismo=24=6, números de Arca, y de 150 días = 6,  la duración de las aguas sobre la superficie de la tierra. Significan el desarrollo gradual del equilibrio de la superficie de una estructura funcional, con lo cual ya será posible la entrada de energías, por medio de la palabra. Para entender el significado del, grande abismo, es necesario entender que para un Creador no existen secretos en relación a la composición ínfima de la materia. Conoce a la perfección los secretos de la composición de la estructura de los sistemas atómicos, porque  Él mismo los creó, para que haya sido posible creara en perfección la vida y los sistemas planetarios, creando todo mediante un mismo principio y un mismo sistema funcional. Es así como tanto en un sistema planetario como en un sistema atómico existen, abismos, por debajo de su superficie gravitacional, y es en el dominio mental funcional integral de este conocimiento, el de lo más pequeño que existe, como se ha ejercido el poder para crear y para efectuar los grandes cambios en la tierra.

Los últimos versículos, del 17 al 24, de carácter destructivo, suman 1028=11, representan la pérdida del conocimiento puro en la tierra. Los versículos número 21, números 165=75=12; número 22, números 137=47=11; número 23, números 255=75=12, representan la pérdida del equilibrio 12, lo cual impide sostener la vida por no ser posible crear el conocimiento puro, # 11, ni sostener la pureza, # 10, lo cual significa para Jehová, en relación a su enorme desarrollo, la muerte de toda vida en la tierra, no significa que en realidad haya sucedido tal extermino total de vida.

Los números totales de este Capítulo: 3082=13=4, dos de los sonidos del equilibrio, son importantes, en parte, porque al ser revelados en los Libros antiguos, la Biblia y Los Vedas, para conocer la función de estos sonidos, al ser interpretados erróneamente, por desconocerse el significado de los sonidos de la Cábala, derivaron en una gran deformación del conocimiento religioso tradicional.

 El organismo humano es un sensor, fue dotado orgánicamente de conductos para sentir la naturaleza de todo lo que existe, incluyendo la de los sonidos. Toda persona puede captar al menos el efecto físico de la vibración de los sonidos que produce, para conocer de manera aproximada el significado de ellos. El número 13, la letra M, se pronuncia, al igual que el Arca, al ser cerrada por Jehová, con la boca cerrada, produciendo una vibración muy fuerte en todo su entorno, principalmente en la bóveda craneal y el cerebro. Es por este mecanismo  como los sonidos, cuando son equilibrados, al penetrar simbólicamente al Arca, logran equilibrar, paulatinamente, la estructura funcional del cerebro, y el cerebro a su vez a todo el organismo, hasta que pueda sostenerse por sí mismo.

CAPITULO 8. NÚMEROS TOTALES 2946: 29=11=2, 46=10; 2+10=12.

En este capítulo se relata lo que sucedió con la Tierra y con el Arca después de haber terminado el diluvio, para continuar representando, la pérdida del equilibrio en la tierra, y su desarrollo en el Arca, en base a sonidos. Inicia, de nuevo, con el desarrollo del equilibrio de su superficie en los primeros 3 versículos. Versículo 1, sus números, 204=6, corresponden a los números de Arca, y de las palabras viento-tierra, 4+2=6. Versículo 2, sus números 96=15=6, números de las palabras, lluvia+cielos + detenida, 4+2+9=15=6. Versículo 3, el retirarse las aguas al cabo de, 150 días=15=6.

Versículo # 4, números 99=18=9, LA PALABRA EQUILIBRADA. Reposó el Arca en el, mes séptimo, a los 17 días del mes. 30 días X 6 meses= 18=9, +17 días= 8; 9+8=17=8, el desarrollo de un objetivo, la creación de los sonidos del universo por medio de la palabra. El descansar el Arca en esa fecha sobre: montes, # 8, Ararat, # 8, representa el desarrollo del siguiente objetivo, 8+8=16=7, la creación de los primeros cambios.

Versículos 6 y 7, la prueba hecha utilizando un cuervo, para saber si la tierra se estaba secando. Sus números son: 88= 16=7, y 107=8: 7+8=15=6. Cuervo, # 66=12. Cuervo yendo y volviendo, 3+3+9=15=6. Secaron # 78=15=6. El utilizar a un cuervo, por su esencia negativa, significa problemas para que se equilibre la superficie de la tierra. Versículos 8-12, la intervención de la, paloma, # 60=6, exploradora, sus números suman 755= 17=8, la creación de los sonidos del universo. Los números del primer vuelo de la paloma, versículo 8, suman 127=37=10, la pureza, representada por la esencia de la paloma. Versículo 9, números 249=15=6, el no encontrar la paloma donde, sentar planta pie, números 8+3+4=15=6, tiene el mismo significado que la prueba hecha por el cuervo. Versículos 10 y 11, el regreso de la paloma con buenas nuevas. Sus números, 70=7+217=10, 7+10=17=8, los sonidos del universo. El regresar la paloma con una, hoja+ olivo+ pico, 8+10+9=27=9, significa que fue hasta que se desarrolló el equilibrio de la palabra, # 9, que los choques con los sonidos del universo, # 8, empezaron a activar el interior del Arca. Versículo 12, números 92=11, el conocimiento, la esencia que se despierta, si se ha restablecido el equilibrio, al chocar  los sonidos del universo, # 8, o energía del medio ambiente exterior, con los sonidos de la palabra, # 9, la energía del medio ambiente interior o ser humano.

Versículo # 13. Números 255=75=12. Aguas y secaron, 6+6=12. Fue hasta el año 601 de Noé, el día primero del primer mes: 601=7, +1=8, cuando las aguas se secaron. Noé, # 8, y su edad, # 8, asociados con una tierra seca, significa que no fue posible se recuperara el equilibrio de la tierra, en consecuencia los sonidos del universo continúan careciendo de potencial activador, porque continúan desequilibrados. Versículo # 14, números 66=12. Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra: 30 días +27 días= 57=12. Desde su creación, la tierra ha sostenido su equilibrio, entre otros factores, en base al porcentaje y a la distribución del agua que cubre su superficie, transmitiendo al ser humano el nivel de equilibrio con el que curse.  El manifestar que las aguas se secaron es una manera de señalar que no fue posible se recuperase el equilibrio planetario, lo cual trasciende al interior del Arca, a sus tripulantes.

Versículos 15-16-17. Después de haber terminado la odisea del Arca y ser posible determinar el cumplimiento de objetivos, Jehová habla con Noé, sus números suman 324=9, la palabra equilibrada. Versículos 18-19, enseguida, al salir Noé y su familia del Arca, números 205=7, representan el cambio que desarrollaron en su interior. Finalmente, versículos 20-21-22, el ofrecer Noé holocausto a Jehová, el agradarle y prometer no destruir de nuevo al ser humano, sus números suman 496= 19=10, la pureza. En estos últimos 3 grupos de versículos, con la salida de los tripulantes del Arca, se abre la expectativa por conocer la manera en que habrían cambiado. La suma de sus números, # 9, y 7+10=17=8, la creación de los sonidos del universo por medio de la palabra, significan el cumplimiento del objetivo respecto a una enseñanza para activar al cerebro, pero que no trascendió hacia la recuperación del nivel con el que el ser humano fue creado, # 12, porque persiste el desequilibrio de 9 y de 8, de la palabra y de nuestro universo que es la tierra.

CAPÍTULO 9. SUMA DE SUS NÚMEROS 3178=19=10, LA PUREZA

En este capítulo Jehová encomienda a Noé y su familia repoblar la tierra; pacta a perpetuidad para no repetir el diluvio; y se reinicia la degradación de la humanidad, ejemplificada por la simbólica conducta de Noé.

Versículo 1. Suma de sus números, 63=9, la palabra. En sentido numérico, fructificad y multiplicaos, significa el utilizar la palabra para crear esencias y continuar perfeccionándose.

Versículo 2. Números 237=57=12, el equilibrio en perfección para un ser humano. La superioridad que se tiene sobre los animales está relacionada con la perfección con la que fuimos creados originalmente.

Versículos 3, números 128=11, y versículo 4, números 65=11, número de la palabra, mantenimiento, # 155=11, representan al conocimiento y su relación con la ingesta de la sangre de los animales. Es en la sangre de todo ser vivo donde se concentra su esencia, buena o mala, pero la de los animales siempre será negativa si se compara con la pureza de la esencia del ser humano original. Su ingesta sería algo inconcebible en un ser realmente puro, le bloquearían temporalmente sus facultades extrasensoriales.

Versículo 5, números 178=88=16=7, el cambio negativo. El relacionar la ingesta de sangre con la muerte violenta, el hacerlo a manos del varón su hermano, representa al varón, al ser humano dual, físico y espiritual, de otra época, el que conservaba su pureza, iniciando a tomar los hábitos alimenticios de un ser humano común. Ante lo cual los sentidos del varón, como reacción de autoprotección de su pureza, sería la de que su hermano físico estaría matando a su hermano espiritual, y querría vengarse de la misma manera, lo cual significa que ambos son dañados por la ingesta de sangre, o de carne, la cual tiene el mismo plasma en menor cantidad. Ya en nuestra época, cuando la ingesta es ocasional, como en los vegetarianos, el daño es parecido a una intoxicación alimenticia y es temporal, mientras se eliminan los plasmas negativos. Cuando se ingiere sangre de manera ocasional, o se está habituado a comer carne, incluyendo la de cerdo, el no existir ninguna reacción significa que el plasma humano es proporcional en negatividad al plasma del animal que se esté ingiriendo; en estas condiciones el ser físico ya habría asesinado a su hermano espiritual y las transfusiones no afectarían absolutamente en nada su condición dual deformada. La ingesta de carne con su sangre, aunque contribuye al daño físico y espiritual, el “asesinato” o pérdida de la capacidad para activar al ser espiritual, se debe básicamente a la deformación de la función mental, creadora de energía negativa.

Versículo 6, números 141= 51=6, el ser humano equilibrado, la pérdida de esta condición representada por los asesinatos.

Versículos 8-17, sus números suman 1185: 11=2, 85=4; 2+4=6, número de Arca, el del ser humano equilibrado. El pacto a perpetuidad ofrecido por Jehová a Noé y su familia, también para los animales, para no destruir de nuevo toda vida mediante otro diluvio, se concentra en el versículo 11: Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra. Suman 114=24=6, número de las palabras, diluvio, destruir y tierra, 2+2+2=6. El pacto de Jehová con Noé estaría basado en el respeto hacia una supuesta recuperación de la esencia del ser humano equilibrado, # 6, pero, al no recuperarse, como se relatará en otros Capítulos, Jehová continuara destruyendo vidas, aunque ya no mediante diluvios. La señal del pacto, el arco en las nubes, de acuerdo a sus números: arco y nubes, 3+9=12; ser viviente, 8+4=12; señal pacto, 8+4=12, posiblemente se haya hecho con la intención de una reflexión que podría hacerse al sentir la pureza de la naturaleza, al observar la aparición del arco con su estela de colores, para recordar quienes somos en realidad de acuerdo a nuestro verdadero origen, y no perder la esperanza de que es posible recuperarlo cuando nuestro planeta recupere su equilibrio.  

Versículos 18-27, sus números suman  1021=13=4, los sonidos del equilibrio. En estos versículos se dan a conocer las características evolutivas del ser humano, después de sobrevivir en el Arca y haber pasado el diluvio. La expectativa del resultado es importante, porque se relata un período de tiempo, donde vivieron personas que ejemplifican el nivel de desarrollo del ser humano, un poco más cercano que el de la enseñanza religiosa de nuestra descendencia a partir de Adán y Eva, la cual se pierde aún más en el tiempo. En los versículos 18 y 19 se reduce la mención de quienes salieron del Arca a los hijos de Noé, Sem, # 38=11, el conocimiento, Cam, # 17=8, los sonidos del universo, y Jafet, # 43=7, el cambio; además de Canaán, # 34=7, el cambio, hijo de Cam. Se reduce a los hijos de Noé, porque se ejemplifica con ellos la “repoblación” de toda la tierra. Se eligieron a estos protagonistas porque en los números de sus nombres se encuentra la clave para conocer nuestra herencia, la cual, dada la simbólica conducta de Noé,  evidentemente es desfavorable, sin necesidad de interpretar los números de su descendencia. El relato de la embriaguez de Noé en el interior de su tienda, quedando desnudo, viéndolo así su hijo Cam, #8, padre de Canaán, # 7, motivó que Noé, como represalia, maldijera a Canaán su nieto, y además fuese siervo de Sem, # 11, y de Jafet, # 7. En cambio bendice  Sem como su hijo de más mérito, y engrandece a Jafet, pero para habitar en las tiendas de Sem. En primer lugar, los números de los hijos de Noé suman 98=17=8, significa que unidos podrían haber cumplido con el propósito del haber tripulado el Arca, podrían haber creado los sonidos del universo, # 8, por medio de la palabra, # 9, para inducir el conocimiento puro y desarrollarse en esencias. Pero, con el nacimiento de Canaán, # 7, hijo de Cam, # 8, nieto de Noé, # 8, significa que el choque de sonidos 8+8=16=7, (8 padre, 8 hijo, =7 nieto) fructificó hacia el desarrollo de lo negativo, porque Noé lo maldijo, porque no existe en sus nombres la palabra equilibrada, # 9, en consecuencia se frena el desarrollo en esencias para recuperar la esencia original con la que fuimos creados. La palabra se encuentra en los números de Sem y Jafet, 11+7=18=9, pero es desequilibrada, creadora de lo bueno y lo malo que caracteriza al ser humano, por asociársele con Canaán, # 7 negativo.

Los versículos finales, 28 y 29, números 36=9, la palabra, y 66=12, el nivel de equilibrio original del ser humano dual, relatando la muerte de Noé, son una representación de la pérdida de este nivel en la tierra por medio del desequilibrio de la palabra.  

Los números totales de los 4 capítulos destinados a exponer la enseñanza del Arca de Noé suman 12,131: 12=3, 131=5, 3+5=8, los números de Noé, confirmando con ello la veracidad del sentido numérico, del oculto lenguaje de Jehová.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

EL SENTIDO NUMERICO Y LOS SECRETOS DE LA CREACION


Después de tratar de saber, por curiosidad, si existía alguna relación de la Biblia con la Cábala, inicié a sumar los números de las palabras de los primeros seres creados en el Génesis. Inmediatamente encontré que había una relación precisa de estos nombres con el significado de las esencias de la Cábala. Después traté de encontrarla también en fragmentos de los versículos, en los que me resultaban más representativos, pero no les encontraba significado que estuviera relacionado con el conocimiento de la Cábala. Después de repetir este método por varios de los Libros de la Biblia sin resultados satisfactorios, fue hasta que sumé los números totales de cada versículo, que encontré la existencia de una relación precisa del significado de su expresión en su sentido literal con el significado en Cábala de la suma de sus números. Encontré que el sentido literal correspondía, estaba relacionado razonablemente con el sentido numérico, y  que esta relación se repetía con todos y cada uno de los versículos, incluyendo capítulos completos, como los del Arca de Noé, #35, el cual se repite al sumar los números del total de los versículos de sus capítulos 6 al 9 del libro del Génesis. Entonces me convencí plenamente de que  la relación numérica no se encontraba solamente en las palabras de los protagonistas del Génesis y de otros Libros de la Biblia, que había encontrado el Código Numérico o lenguaje alterno con el que fue escrita la Biblia para ocultar los grandes secretos del conocimiento religioso antiguo, el más antiguo, el de la creación original, hasta los tiempos finales.

Para interpretar numéricamente deben sumarse los números correspondientes a las letras de cada palabra. El resultado, la suma de ellos, se reduce a un solo número, por ejemplo, Jehová, # 42=6, número de la esencia del ser humano equilibrado original. La suma del total de números de las palabras de cada versículo se reduce de nuevo a uno o dos dígitos que comprendan máximo hasta el número 22, el nivel mayor de la Cábala, por ejemplo 367=97=16=7, esencia del cambio, energía producida por el choque de dos sonidos equilibrados. Este número correspondería al significado de alguna de las esencias que forman parte de la Cábala de alguno de los versículos. Para interpretar numéricamente debe respetarse la equivalencia numérica de toda letra, esto significa que la A siempre es 1, la D es 4, la M es 13, la U es 22, etc. Esto para no modificar intencionalmente el significado numérico tratando de crear resultados convencionales. Obviamente que al sumar los números de las palabras en idiomas diferentes, cambian tanto el valor como el significado numérico. Es por este motivo que la enseñanza numérica o cabalística de la Biblia puede ser verídica solo en un idioma, y que para corroborar esta condición  debe conocerse a la perfección la verdadera Cábala. Se eligió el idioma Español para expresar el sentido numérico con el que fue escrita la Biblia debido a la similitud de la manera como deben pronunciarse los  sonidos de la Cábala y como se pronuncian los sonidos en Español. La similitud radica en lo siguiente: en Cábala todos los sonidos tienen un potencial activador y creador cuando se les asocia en perfección para que puedan adquirir una vibración que sea específica para la finalidad también específica. Para que los sonidos puedan cumplir esta función es necesario que las letras que las integran deban pronunciarse exactamente como se escriben, tal como se hace en el idioma Español.

A continuación se exponen algunos ejemplos de interpretación numérica de versículos del Génesis.

Capítulo 1:10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, 33=6  y a la reunión de las aguas llamó Mares. 47=2 Y vio Dios que era bueno. 34=7  Total, 114=24=6, el equilibrio de la superficie de la Tierra. Tierra, # 47=11=2, y Mares, # 58=13=4, 2+4=6.

Debido a que el universo y el ser humano fueron creados originalmente con los mismos principios funcionales, este número, el # 6, se atribuye también de manera genérica al  SER HUMANO ORIGINAL. Esta condición de equilibrio se ubica en la superficie de las formas circulares, las formas con las que se creó todo lo que existe, desde la superficie del nivel atómico, permite la difusión de energía hacia el interior y hacia el exterior para sostener el nivel de creación.

Capitulo 1:26 Entonces dijo Dios. Hagamos al hombre a nuestra imagen, 38=2  conforme a nuestra semejanza; 13=4 y señoree en los peces del mar, 31=4 en las aves de los cielos, 40=4 en las bestias, 22=4 en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 50=5 Total, 216=36=9, LA PALABRA EQUILIBRADA, proporcional al número de hombre, # 63=9.

Imagen, # 49=13=4, + Semejanza, # 89=17=8, 4+8=12, números de Ser, # 44=8, Viviente, # 67=13=4, 8+4=12. La imagen y semejanza con Dios se establece originalmente con el ser humano equilibrado en perfección, # 12, el que podía sostener su equilibrio y su pureza por medio de su palabra equilibrada, # 9.

Capítulo 2: 7 Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, 65=2 y sopló en su nariz aliento de vida, 56=2 y fue el hombre un ser viviente. 44=8 Total, 165=75=12. La creación original del ser humano fue en estado de EQUILIBRIO EN PERFECCIÓN, el nivel de desarrollo que permite hacer un uso digno del libre albedrío porque su conocimiento puro les permitía conservar por sí mismos el equilibrio y la pureza por medio de la creación de sonidos equilibrados, y porque el desarrollo de sus 12 conductos les permitía sentir y tomar la pureza y las energías vitales del universo. Hombre, polvo, nariz y sopló tienen un mismo valor numérico, # 9, la palabra equilibrada. Esto significa que el ser viviente, al ser creado de polvo, # 9, de tierra, # 11, fue creado por medio del conocimiento puro, # 11, de la palabra, # 9, el cual es el conocimiento de la Cábala.

Capítulo 2:9  Y Jehová Dios hizo nacer de la tierra todo árbol delicioso a la vista, 63=9 y bueno para comer; 9 también el árbol de la vida en medio del huerto, 56=2 y el árbol de la ciencia del bien y del mal. 51=6  Total, 179=89=17=8 La creación de LOS SONIDOS DEL UNIVERSO, # 8, por medio de la palabra, # 9. Oriente, # 89, la salida del sol, el nacimiento de alguna función pura.

Árbol delicioso, 50+94=144=9, la palabra equilibrada en perfección. El árbol de la vida= 29=11, el conocimiento puro, ambas esencias son parte del desarrollo de un ser humano equilibrado en perfección, # 12.  Árbol y vida, 5+7=12, el sistema funcional integrado en pureza entre el cerebro y los órganos genitales del ser humano equilibrado. Árbol de, bien y mal, 3+8=11, el conocimiento deformado del ser humano. Árbol y ciencia bien y mal= 24=6, el conocimiento del ser humano que se ha deformado por ser una mezcla del bien y del mal.

Un 8, sonidos del universo, y un 9, sonidos de la palabra, equilibrados, son producidos por un sistema planetario y un ser humano equilibrados, son las condiciones de una creación original, donde florece el árbol de la vida, el sistema funcional puro de la mente de un ser equilibrado nivel 12, el que puede activar su cerebro mediante la energía producida por el choque de los sonidos 8 contra 9. Al perderse el equilibrio de 8 y de 9, inducido por el desequilibrio planetario, impera el simbolismo del árbol del bien y del mal, porque se añade lo malo a la energía que circula entre el cerebro y los órganos genitales.

Capítulo 2:22  Y de la costilla que Jehová tomó del hombre, 51=6 hizo una mujer, 24=6 y la trajo al hombre. 21=3 Total, 96=15=6, LA CREACIÓN DEL SER HUMANO EQUILIBRADO. Mujer, # 69=15=6. Costilla, # 94=4 y Adán, # 20=114=24=6.

Las palabras o sonidos que emitían los primeros seres humanos, antes que existieran las lenguas, estaban estructuradas funcionalmente en perfección para producir y tomar la energía de dichos sonidos. Podían sentir todos los sonidos que existían, incluyendo el que producían los animales, podían sentir su esencia proyectada en los sonidos que producían. Fue así como la palabra mujer se creó originalmente relacionándola con los sonidos producidos por el animal que muge, porque reproduce los sonidos del equilibrio. Por esta relación, al ser humano que había logrado el desarrollo de su equilibrio mediante el dominio de estos sonidos, los que emite el animal que muge, los cuales se manifiestan en su mansedumbre, se le llamaba mujer sin importar su género masculino o femenino. En la serie de nombres de la línea de los primogénitos, regularmente no aparece el nombre de las mujeres con las que se unen para procrear, esto significa que les era posible crear, crear sus propias esencias, por medio de su palabra y su conocimiento, porque habían alcanzado el nivel de mujer, el de un ser equilibrado y puro, un nivel que es sagrado dentro de la creación porque  les permitía sostener y aumentar su nivel de desarrollo. Esta enseñanza bíblica, malinterpretada en conjunto con otros versículos, derivó en el menosprecio y en el desprecio religioso hacia la mujer; y esta misma enseñanza, pero en los libros de los Vedas, derivó en otra gran deformación del conocimiento religioso, el de relacionar la condición de la creación de los animales con lo sagrado de la creación dual original del ser humano. La condición de inferioridad que en sentido religioso se tiene hacia la mujer no existe en la Biblia, esta postura fue creada por uno de los más graves errores históricos de interpretación del conocimiento religioso antiguo, convencidos para ello por la estrecha relación que se tiene en la actualidad de la palabra mujer con el género femenino. En el fondo se debe a la confusión originada por el doble sentido con el que fue escrita la Biblia, al mezclar su sentido literal con su oculto sentido numérico. En el primer sentido, al culpar a la mujer, a Eva, ubicándola como hembra, de ser la causa de que el ser humano haya sido “maldecido” por su pecado original, se está señalando la condición del ser humano que por haber perdido su pureza le es posible crear únicamente por la relación física de pareja. En el segundo sentido se está haciendo referencia a lo que significaba ser mujer, representando a todo ser humano, masculino o femenino, que perdió este nivel de desarrollo por haber perdido la pureza y haber desarrollado la sexualidad, motivo por el cual ya no le fue posible crear esencias,  únicamente le fue posible procrear. En el tiempo antiguo, el inmediatamente posterior a la pérdida de la pureza, el  hecho de tener relaciones sexuales era equivalente a ser “pecador” porque significaba que se estaban terminando las condiciones que sustentaban el predominio de la pureza, el equilibrio planetario y el equilibrio del ser humano, en adelante el ser humano tendría que luchar solo en contra de la adversidad, del implacable efecto del tiempo o energía negativa creada por las nuevas condiciones del medio ambiente y de la función del cerebro; evidentemente que no es posible dominarlo y las generaciones vivieron en adelante cada vez menos tiempo. Es en estas condiciones de inicio del cambio cuando se crea el simbolismo de Eva, conocida ya como mujer adulta, con su número 8, el del universo, de nuestro universo que es la tierra, pero sin mencionar el tiempo que permaneció previamente en ella cuando aún era un paraíso habitado por seres humanos puros, donde el tiempo se generaba con mucha menor velocidad que en el tiempo actual, en relación a la cantidad de energía negativa producida, lo cual les permitía vivir por cientos de años. Esto significa que Eva, la tierra, la madre de todos los vivientes, fue “pura” mientras fue “niña” o era  un paraíso o sistema planetario joven y equilibrado, cuando le era posible sostener la vida que en ella se desarrollara por medio de la creación de suficientes energías vitales y sonidos equilibrados. Posteriormente, al ser la conocida mujer “adulta”, se convierte en “pecadora”, porque  es proporcional a un planeta añoso que induce el desarrollo de la deformación tanto orgánica como mental de toda vida que en ella se desarrolle debido a su creciente desequilibrio y déficit de energías vitales.

Capítulo 2:23  Dijo entonces Adán: 13=4 esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; 82=10 ésta será llamada Varona, 27=9 porque de varón fue tomada. 25=7 Total, 147=57=12, LA CREACIÓN DEL SER HUMANO DUAL EQUILIBRADO.

El varón, su parte física, al crear y sostener su parte espiritual, está creando y está sosteniendo a su Varona. Varón y Varona representan la naturaleza original del ser humano dual, el creado por este motivo en estado de equilibrio en perfección, proporcional al árbol de la vida. Adán, # 20 la existencia o vida eterna, conjunta el total de esencias con las que se creó todo lo que existe, incluyendo el 6 que permite el equilibrio energético interno del sistema atómico y celular y el 12 del equilibrio del organismo con el exterior mediante el desarrollo de los 12 conductos para la difusión de sentires puros y de energías vitales.

Capítulo 3:5  sino que sabe Dios que el día que comáis de él, 84=12=3  serán abiertos vuestros ojos, 24=6  y seréis como Dios, 13=4  sabiendo el bien y el mal. 35=8  Total, 156=66=12,  EL INICIO DE LA PÉRDIDA DEL EQUILIBRIO EN PERFECCIÓN.

Dios, al igual que el ser humano equilibrado original, pueden conocer el mal, pero no pueden desarrollarlo porque el sistema funcional de su mente pura y equilibrada no permite el desarrollo de la energía negativa, son refractarios al posible daño de las fuerzas del mal y al efecto de las energías alteradas o tiempo del medio ambiente. La naturaleza de Dios y del ser humano equilibrado es similar en relación a que ambos están formados por esencia, y por conciencia, la cual es quien les permite, además de conocer el bien y el mal, crear mediante la creación a voluntad de la diversidad de las esencias que forman parte de la Cábala. Mediante esta facultad, Dios puede crear a su manera la existencia, planetas y seres vivos; y a un ser equilibrado le permite sostener su equilibrio y su pureza, y evolucionar en el desarrollo de los diferentes niveles de la Cábala; lo cual es diferente a la condición de las plantas, las  cuales por tener únicamente esencia, reproducen por siempre la misma planta y el mismo fruto. La perfección orgánica y funcional con la que fue creado el ser humano inicia a perderse cuando acepta voluntariamente, por su conciencia, por su manera de pensar y de sentir, la entrada de energía negativa, la cual por ser equivalente al tiempo, aumenta la edad mental, hasta que el cerebro mismo es quien crea su propia energía negativa. El factor tiempo también  es producido por nuestro planeta, cada vez con mayor velocidad, debido a su edad cósmica y a su creciente desequilibrio, lo cual impacta directamente en la duración de la vida y en el creciente desequilibrio orgánico, esto debido a que Eva, la madre de todos los vivientes, nos impone, por ley de creación, por haber sido creada con los mismos principios funcionales que el ser humano, el que tengamos un nivel idéntico de perfección o de imperfección.

Capítulo 3:22  Y dijo Jehová Dios: He aquí el hombre es como uno de nosotros, 72=9  sabiendo el bien y el mal; 35=8  ahora, pues, que no alargue su mano, 49=13=4  y tome también del árbol de la vida, 40=4  y coma, y viva para siempre. 20=2  Total, 216=36=9,  número de hombre. LA PÉRDIDA DEL EQUILIBRIO DE LA PALABRA.

El equilibrio, es la condición que tenía la palabra para que pudiera cumplir con su función ejecutora o creadora. Esta condición la tenía el ser humano equilibrado, nivel 12, el que era proporcional al árbol de la vida. El ser humano equilibrado dominaba el conocimiento puro, nivel 11, lo utilizaba para crear  sonidos equilibrados, mismos que desarrollaban su potencial activador por medio de su palabra equilibrada. Al tornarse proporcional al árbol de la ciencia del bien y el mal se pierden los niveles descritos previamente. Se pierden porque la palabra se convierte en un mecanismo activo para crear e introducir energía negativa al ser humano, eliminando paulatinamente, por medio de este mecanismo, los niveles en Cábala con el que fue creado originalmente, iniciando con la pérdida de la existencia o vida eterna, representada por Caín, # 9, la palabra, matando a Abel, # 20, a su propia existencia. Otra enseñanza, también muy importante, se manifiesta cuando Jehová dice: el hombre es como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal. Se está revelando la existencia de más de un Dios Creador, se está confirmando también, por el hecho de conocer el bien y el mal, como así lo evidenció plenamente Jehová durante su actuación en la Biblia, que ambos tienen conciencia. Estas observaciones son comprensibles en la actualidad dado el avance del conocimiento astronómico y la popularidad del conocimiento de los niveles de la mente, el haberse demostrado que el universo está formado por miles de millones de sistemas planetarios, y que su antigüedad se remonta también a miles de millones de años de antigüedad. Esto significa que, para que haya sido posible se creara toda esta infinita existencia, deben de haber participado varios Dioses Creadores, pero ha habido uno solo que ha participado de manera conjunta con ellos, el cual es el Dios Creador Original, el único creado a sí mismo para nacer con él  la existencia, el es el único que está formado exclusivamente por esencia creadora, para así cumplir con su primer obra de creación, el dar con sus esencias vida en perfección a los Dioses Creadores, los cuales si tienen conciencia para cumplir con la función de crear y sostener la existencia.

Capítulo 5:2  Varón y hembra los creó, 20=2  y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, 45=9  el día en que fueron creados. 47=11=2  Total, 112=22, LA ESENCIA MAYOR DE LOS SONIDOS DEL EQUILIBRIO Y DE LA CABALA

Adán es una representación del primer ser creado por el Creador Original a partir de la nada, de ahí el nombre de Adán, y de Adanes porque fueron varios. Por ser ellos la primera manifestación de creación por parte del Creador Original, su perfección es la más similar a la del creado a sí mismo, también con capacidad para crear en perfección, para crear la existencia, por ser ellos los Dioses Creadores.

El múmero22 es propio de un Creador, lo alcanza cuando todas las esencias puras y equilibradas que sostienen lo creado son parte de él mismo, hechas para que todo ser viviente las tome, para que sostengan su nivel de creación.

Capítulo 3:13  Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: 31=4   ¿Qué es lo que has hecho? 41=5  Y dijo la mujer: 13=4  la serpiente me engañó, y comí. 29=11=2 Total, 114=24=6  LA PÉRDIDA DE LA ESENCIA DEL SER HUMANO EQUILIBRADO, el despertar de la actividad sexual y la pérdida de la condición de mujer.

Capítulo 3:14  Y Jehová Dios dijo a la serpiente: 24=6  Por cuanto esto hiciste, maldita serás entre todas las bestias y entre todos los animales del campo; 94=13=4  sobre tu pecho andarás, 25=7  y polvo comerás todos los días de tu vida. 52=7  Total, 195=15=6,  DE NUEVO LA PÉRDIDA DE LA ESENCIA DEL SER HUMANO EQUILIBRADO. 

Al maldecir Dios a la serpiente está maldiciendo el cambio de la función del eje de la vida, formado por la columna vertebral, uniendo funcionalmente al cerebro y a los órganos genitales. En un ser equilibrado, el que es proporcional al árbol de la vida, por este eje circula la energía de la pureza, la que sostiene la vida. Al terminarse la pureza, el cerebro y los órganos genitales se retroalimentan mediante una serie de estímulos mentales y de impulsos sexuales. Esta función, perfectamente normal para todo ser humano, quizá fue maldecida porque si no se ejerce normalmente acelera la deformación mental y la pérdida de la pureza. Sobre tu pecho andarás es una representación de nuestra columna vertebral, la cual vista de perfil asemeja a una serpiente de cascabel erguida. La serpiente, por ser lo más parecido a la columna vertebral, ha sido quien represente o simbolice religiosamente y con sentido de repudio, el desarrollo de la sexualidad y de la maldad de ser humano. Sin embargo, la columna vertebral es la misma en un ser puro o en un ser impuro, la diferencia es el contenido de la energía que por ella circula.

Capítulo 17:5 Y no se llamará más tu nombre Abram, 44=8  sino que será tu nombre Abraham, 45=9  porque te he puesto por padre de muchedumbre de gentes. 73=10  Total, 162=72=9, EL DESARROLLO DE LA PALABRA EQUILIBRADA O PALABRA DE CREACIÓN.

Al cambiarle Jehová el nombre a Abram, # 36=9, la palabra equilibrada, cuando cumplió 99 años de edad, por el de Abraham, # 45=9, se está añadiendo una A y una H, 1+8=9, para representar en Abraham, 45=9, la palabra de creación, # 18. En sentido cabalístico un ser humano es padre y es perfecto ante Jehová cuando ha recuperado el equilibrio de su palabra, porque significa que a la vez ha recuperado el conocimiento puro para crear sus propios sonidos equilibrados del universo, lo cual es indispensable para evolucionar cuando se vive en planetas como el nuestro, el cual ya no puede producirlos en la cantidad que el cerebro necesita. Los haría chocando los sonidos de su palabra, # 9, con los sonidos del exterior, # 8, para crear 9+8=17=8, los números de, muchedumbre, # 116=8, y de, gentes, # 72=9: 116+72=188=98=17=8. Es así como el patriarca Abraham representa en su nombre el inicio de la enseñanza numérica para recuperar las esencias perdidas a través del tiempo.

Capítulo 21:32  Así hicieron pacto en Beerseba; 24=6  y se levantó Abimelec, 20=2 y Ficol principe de su ejército, 35=8  y volvieron a tierra de los filisteos.  29=11=2   Total, 108=9, LA PALABRA EQUILIBRADA.

 Pacto, # 58=13=4,  y Beerseba, # 59=14=5, 4+5=9, los números de Abraham. El sitio del pacto fue llamado Beerseba, # 59, por conjuntar los números de Abimelec, #59=14=5, y de Abraham, # 45=9. En esta interpretación numérica, al igual que en el versículo interpretado previamente, es notorio que se trata de evidenciar, de la manera más sencilla posible, que la historia religiosa bíblica fue escrita en dos sentidos, y además, que el sentido numérico tiene una enseñanza muy profunda, superior a la del sentido literal. En este versículo, por pactar dos fuerzas opuestas, para evitar posibles combates y destrucción, da el sentido de cómo debe de ser la naturaleza del proceso de choque de los sonidos equilibrados de la palabra para crear energía activadora cerebral; lo cual es lo contrario a lo que sucedería si no hubiese pacto, lo cual sería la manera como actúan los sonidos desequilibrados de la palabra, principalmente los cargados de sentimientos negativos, emularían el desarrollo de un combate, por la creación de energía negativa que ocasionaría daño el cerebro.

Capítulo 22:10  Y extendió Abraham su mano, 27=9  y tomó el cuchillo para degollar a su hijo. 34=7. Total, 61=7 EL CAMBIO, número de Isaac, # 34=7, y de hijo, # 43=7.

En sentido literal Abraham padre, la palabra, # 9, estaría a punto de asesinar a su hijo, # 7.  Esta demencial prueba extrema de fe es demencial, no es real porque no es posible que  la religiosidad tradicional pueda darle una justificación razonable a un mandato de esta naturaleza. Este impactante drama religioso fue creado con esa intención, para crear un antecedente inolvidable en los dos sentidos con los que fue escrita la Biblia. En el sentido literal es una prueba de la fuerza con la que fue moldeada la imposición de la dominancia religiosa, creada bajo la seguridad de que la condición mental del ser humano, por ningún motivo puede recuperar su pureza mediante el desarrollo del conocimiento puro, el conocimiento de la verdad, y debe dominársele mediante la dependencia, la adoración y los temores, como una medida para evitar que continúe deformándose después de haberse perdido la pureza. En el sentido numérico, se elige el sacrificio mediante el degollar para indicar el sitio donde se centra la vibración del sonido de la letra G, la que significa el cambio, # 7. Este sentido, el figurado, es la manera como se manifiesta el conocimiento puro, corresponde a la manera como se escribió la parte enigmática de la Biblia. El no conocerse  la existencia de este sentido es la causa de que durante milenios, la religiosidad continúe sustentándose en dogmas.  En sentido numérico Abraham, # 9,  es padre porque la palabra es la esencia ejecutora, es quien crea nuevas esencias; e Isaac, # 7, es su hijo porque es el primer producto de creación de los choques de los sonidos de la palabra, # 9, o sonidos del interior, con los sonidos del exterior o del universo, # 8: 9+8=17=8, 8+8=16=7, el producto del choque de sonidos equilibrados, que por activar al cerebro para producir los verdaderos cambios se llama esencia del cambio.

Capítulo 26:4  Multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo, 49=13=4  y daré a tu descendencia todas estas tierras; 31=4  y todas las naciones de la tierra serán benditas en tu simiente, 71=8  Total, 151=61=7, EL CAMBIO.

Mediante la cantidad de descendencia como las estrellas del cielo, estrellas, # 7, se está representando la infinidad de choques de sonidos que se desarrollan a nivel interneuronal cuando el cerebro es activado por los sonidos de la palabra, # 9, número de Abraham. Es activado significa que la energía, por ser inmaterial, tiene la capacidad de penetrar hasta las profundidades del sistema nuclear, el sitio donde se oculta el conocimiento puro y se encuentran las energías que sostienen la vida, para que así sea posible se estimulen y se efectúen los verdaderos procesos de cambio, los tendientes a la recuperación del equilibrio del ser humano, mismo que lo hará bendito. Multiplicaré, # 143=8, + estrellas, # 115=7= descendencia, # 87=15=6, la esencia del ser humano equilibrado. Multiplicación del número de descendencia x el número de estrellas, 6 x 7= 42=6, los números de Jehová.

Capítulo 27:7  Tráeme caza y hazme un guisado, para que coma, 52=7  y te bendiga en presencia de Jehová antes que yo muera. 71=8.  Total, 123=33=6, EL SER HUMANO EQUILIBRADO. Coma, # 33=6. Bendiga, # 42=6. Jehová, # 42=6. Tráeme caza=17 + guisado, # 7= 24=6. Te bendiga en presencia de Jehová= 42=6.

La bendición es una representación de la recuperación de la esencia del ser humano equilibrado. La intercesión del padre y de Jehová es por el motivo de que para todo desarrollo mental y espiritual siempre intervienen la guía de la familia, de las amistades, o de un maestro, y principalmente del Creador. El desarrollo y la recuperación del equilibrio, por las condiciones actuales, no es una tarea sencilla si se le compara con la manera como se profesa la religiosidad común. Este conocimiento es un secreto entregado desde los tiempos bíblicos al pueblo israelita, plasmado en su emblema, en la estrella de David, originalmente en una forma hexagonal, correspondiente originalmente a la figura que formaban las energías del exterior o universo que nos rodea, y las energías del interior o universo ser humano, a nivel atómico y celular, para que la energía de ambos se difundiera libremente en ambos sentidos, para que fuera posible se sostuviera la perfección de la creación del ser humano y de toda vida en el planeta. Cuando un sistema planetario está equilibrado es cuando es un paraíso, porque puede crear suficientes esencias y energías vitales para sostener la vida que en él se desarrolle. Esta vida, la del ser humano, al estar igualmente equilibrado, puede captar estas energías de manera natural como lo es el respirar por ejemplo. Este proceso es posible porque las energías del exterior y las del interior se distribuyen para fijarse, cada una en un punto, de los 6 puntos de la forma hexagonal, formando de esta manera una configuración energética activa que cubre la superficie de las formas circulares, la superficie de nuestro sistema atómico y celular. Este sistema funcional perdido es la forma, en que coincide el conocimiento de las culturas prehispánicas, que adquirirá la tierra cuando recupere su equilibrio, es cuando se invertirá lo actual, la tendencia al desarrollo del mal, entonces la energía, la luz, será una luz verdadera, entonces todo será bueno, nada será malo, el ser humano recuperará también sus formas hexagonales. Dos de sus puntos los formará la energía solar, otro la fuerza de la naturaleza, otro sostendrá su vida, otro lo formarán la energía de los valores, todos sostenidos a su vez por la energía de la palabra.

Capítulo 29:30  Y se llegó también a Raquel, 21=3  y la amó también más que a Lea; 34=7  y sirvió a Labán aún otros siete años. 31=4. Total, 86=14=5, LA CREACIÓN DE LA FUERZA DE LA NATURALEZA.

Jacob, # 32=5, trabajó para Labán dos períodos de 7 años, para representar los números de Raquel, # 77, representando así la creación de la fuerza de la naturaleza, 7+7=14=5. Se presenta como que era mucho el amor de Jacob para con Raquel, para que haya aceptado trabajar por tanto tiempo para lograr el derecho a tenerla por mujer. Así es el deseo y la voluntad que se requiere para desarrollar esta energía, la que por perfeccionar el sistema celular, es la energía que interviene en los milagros de sanación, la que previene y cura los padecimientos orgánicos.

Capítulo 32:28  Y el varón le dijo: 26=8  No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel; 49=13=4  porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. 43=7  Total, 118=28=10, EL DESARROLLO DE LA PUREZA,

Porque has luchado con Dios y con los hombres, 33=6, y has vencido, 10: Es la pureza, # 10, del ser humano, # 6, quien lo cambia, 10+6=16=7. Israel, # 66=12, representa la recuperación del equilibrio en perfección para un ser humano, un nivel de desarrollo que por dominar también el conocimiento puro, # 11, y ser puro, # 10, tiene una concepción clara y verdadera de la naturaleza de Dios y de la naturaleza de la creación del ser humano. Al ser Jacob, representando al ser humano en general, el que carecía de este conocimiento, debió de luchar contra la concepción que se tenía de Dios y contra los hábitos religiosos de su tiempo, para que haya sido posible haya sido él quien ejemplificara  la recuperación de un nivel, que por ley de Creación está preestablecido pueda recuperarse hasta cuando se reequilibre nuestro planeta. Mientras, lo que puede desarrollarse es un estado de preequilibrio, el que más se aproxime a la naturaleza de la infancia, es el cambio que depende de cada persona desarrollar para que puede facilitarse el poder cambiar al grado de perfeccionarse  junto con el planeta.

Capítulo 34:25  Pero sucedió que al tercer día, 37=10  cuando sentían ellos el mayor dolor, 27=9  dos de los hijos de Jacob, 39=12=3  Simeón y Leví, hermanos de Dina, 40=4  tomaron cada uno su espada, 35=8  y vinieron contra la ciudad, 20=2  que estaba desprevenida, 20=2  y mataron a todo varón. 14=5  Total, 232=52=7, EL DESARROLLO DEL CAMBIO EN SENTIDO NEGATIVO. Espada y mataron, 3+4=7. Vinieron contra la ciudad y mataron todo varón, 34=7.

Los nombres de Simeón y de Leví, 5+10=15=6, son elegidos para vengar la deshonra de Dina, porque igualan el número de Siquem, # 6, número del ser humano, el violador, representando el desequilibrio que ya imperaba desde esa época.

Capítulo 34:27  Y los hijos de Jacob vinieron a los muertos, 44=8  y saquearon la ciudad, 19=10  por cuanto habían amancillado a su hermana. 38=11=2  Total, 101=11, LA PÉRDIDA DEL CONOCIMIENTO PURO. Los muertos, 3+8=11 La ciudad, 4+7=11  Por cuanto habían amancillado a su hermana, 38=11.

Las palabras revelan con toda claridad lo que sucede cuando se pierden los niveles en esencia con los que fuimos creados.

Capítulo 35=8  Entonces murió Débora, ama de Rebeca, 40=4  y fue sepultada al pie de Bet- el, 36=9  debajo de una encina, 31=4  la cual fue llamada Alon-bacut. 22=4.  Total, 129=39=12, número de ángel. LA PERDIDA DEL EQUILIBRIO QUE ES SUPERIOR PARA UN SER HUMANO, # 12, Y DEL CONOCIMIENTO PURO, # 11.

La muerte de Débora, # 47=11, y su sepultura bajo una encina representan la pérdida del conocimiento puro en la tierra, # 74=11. La encina fue llamada Alon-bacut, 43+49=92=11, porque los árboles, y la encina en particular, tienen una estructura funcional integrada similar a la empleada por el ser equilibrado nivel 12, para sostener su equilibrio y su pureza y para crear el conocimiento puro. Por este motivo esta función es representada al inicio de la creación con el árbol de la vida. Las encinas trascendieron como objeto de adoración por los antiguos druidas, porque tenían la capacidad, si crecieran ubicadas en puntos naturales de confluencia de energías del exterior y de la tierra, de tomar estas energías y funcionar de manera parecida a como lo hacía el arca de la alianza, de ser un contacto con lo dimensional para tomar el conocimiento inmortal que se encuentra fuera del tiempo. Por esta relación se eligió a la encina para representar la pérdida del conocimiento puro. Pero la esencia de los árboles no es la misma que la del ser humano, ellas si pueden conservar su función, y aunque existen muchos seres humanos que tienen la capacidad para tomar su conocimiento, lo que faltaría es el dominio del conocimiento de la Cábala para interpretarlo, ya que por su complejidad, la interpretación del sentido numérico de la Biblia, por ejemplo, resultaría ser un juego de niños.

Capítulo 41:19  Y que otras siete vacas subían después de ellas, 51=6  flacas y de muy feo aspecto, 35=8  tan extenuadas, que no he visto otras semejantes en fealdad en toda la tierra de Egipto. 96=15=6  Total, 182=92=11, LAS CARACTERÍSTICAS DEL CONOCIMIENTO DEFORMADO. Feo aspecto, 9+2=11. Extenuadas y fealdad, 5+6=11.

Se está representando al conocimiento deformado, las vacas flacas, con características de monstruosidad.

Capítulo 41: 20 y 21  Y las vacas flacas y feas devoraban a las siete primeras vacas gordas, 66=12=3  y estas entraban en sus entrañas, 33=6  mas no se conocía que hubiesen entrado, 46=10  porque la apariencia de las flacas era aún mala como al principio. 78=15=6

Total, 236=56=11,  EL MECANISMO DE DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO DEFORMADO.

Durante la época en que inició a desarrollarse el conocimiento deformado, cuando aún existía el conocimiento puro, coexistieron ambos conocimientos en las mismas mentes. En estas condiciones la fuerza del conocimiento deformado, las vacas flacas, ocasionó que la mente impidiera el desarrollo y extinguiera el conocimiento puro, las vacas flacas devorando a las vacas gordas. La cantidad de vacas eran siete para señalar el cambio, # 7, negativo, imponiéndose al cambio, # 7 positivo.

Capítulo 41:24 Y las espigas menudas devoraban a las siete espigas hermosas; 52=7  y lo he dicho a los magos, 24=6  mas no hay quien me lo interprete. 52=7  Total, 128=38=11, EL MECANISMO DE DESARROLLO DEL CONOCIMIENTO DEFORMADO.

Ahora con espigas, se está representando lo mismo que con las vacas flacas devorando a las vacas gordas.

Capítulo 41:26 Las siete vacas hermosas siete años son; 42=6  y las espigas hermosas son siete años: 36=9  el sueño es uno mismo. 36=9  Total, 114=24=6  EL SER HUMANO EQUILIBRADO.

Los números de: las siete vacas hermosas, 24=6, + los números de: las siete espigas hermosas, 22=4, 6+4=10, representan EL DESARROLLO DE LA PUREZA del ser humano equilibrado, # 6.

Capítulo 41:27  También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, 61=7  son siete años; 18=9  y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, 45=9  siete años serán de hambre. 30=3  Total, 154=64=10, LA PÉRDIDA DE LA PUREZA.

Los números de: las siete vacas flacas y feas, 33=6, + los números de: las siete espigas menudas y marchitas, 31=4, 6+4=10, representan LA PÉRDIDA DE LA PUREZA del ser humano.